Las terapias de moléculas pequeñas tratan una amplia variedad de enfermedades, pero su efectividad a menudo se ve disminuida debido a su farmacocinética, es decir, lo que el cuerpo le hace a un fármaco. Después de la administración, el cuerpo dicta la cantidad de fármaco que se absorbe, los órganos a los que entra el fármaco y la rapidez con la que el cuerpo metaboliza y excreta el fármaco nuevamente.Leer más