El contraste es que, mientras se destinan miles de millones a sembrar pequeños arbustos que tardarán años en convertirse en árboles, el mismo gobierno de la Cuarta Transformación le recorta criminalmente el presupuesto a la Comisión Nacional Forestal, responsable del resguardo de los bosques ya existentes. La opinión de Ramón Alberto Garza en #QueAlguienMeExplique​.Leer más