Preferimos parecernos al Grinch, que estropea el espíritu navideño, antes de que por falta de precauciones le abramos el paso a la nueva y muy violenta cepa del Ómicron… Un ponche, un pavo, un tamal o un buñuelo de más no valen el riesgo de vida.Leer más