Las personas que experimentan migrañas son propensas a un déficit de energía cerebral entre los ataques, ya sea a través de una mayor demanda o la producción de energía inadecuada de acuerdo con un nuevo análisis que encuentra que un deterioro de la energía puede causar estrés oxidativo cerebral, desencadenando una migraña como una respuesta protectora.Leer más