Si algún pudor profesional y ético quedara en él, Alejandro Gertz Manero tendría que presentar su renuncia ante tan contundentes evidencias, para ser sometido a un proceso de abuso de poder y tráfico de influencias.Leer más