Así como nadie anticipó en Cuba, la súbita revuelta callejera que devolvió el reloj al inestable 1994, en México habría que estar alertas para que el estallido -que ojalá se logre evitar- reinstale en las calles la inconformidad social.Leer más