Mientras diversos indicadores ubican a México como uno de los países con más corrupción en el mundo, el Sistema Nacional Anticorrupción, que debería ser el eje rector de la política sobre este tema, se encuentra paralizado por la falta de coordinación, el desinterés del gobierno federal, la resistencia a la rendición de cuentas y los juicios de amparo en su contra.Leer más