Por eso decimos que el ejercicio democrático del domingo pasado, más que una consulta popular, es un termómetro que sirve para medir la temperatura política a 8 meses de que venga la revocación de mandato.Leer más