Es absurdo que el PRI, el partido que hace seis años movilizó a todos los partidos a votar por las reformas estructurales, sea el que hoy se busque sumar a la destrucción de aquello que algún día apadrinó. Alito está en aprietos.Leer más