Muchos berlineses han entrado en las imponentes murallas de Berghain, la discoteca más famosa de Alemania, pero este verano es diferente. Sus pasillos aún no están llenos de luces estroboscópicas y música tecno. En cambio, llenan sus pistas de baile vacías con una instalación de arte brillante de dos pisos que presenta un paisaje sonoro inusual de flora y fauna. El club ha sido renovado.Leer más