Redacción MX Político.- Al menos un hombre y tres mujeres policías que fueron filmados agrediendo a varias personas el domingo en San Miguel de Allende, Guanajuato, durante un arresto, incluido el de una mujer de 18 años que sufrió lesiones visiblemente graves antes de ser detenida, han sido suspendidos.

Un video de la cámara del teléfono filmado por los espectadores en el arresto muestra a uno de los oficiales arrestando a una mujer en el suelo mientras un grupo de unas 10 personas desarmadas que parecen estar en una salida nocturna se paran cerca, observando, filmando y, a veces, tratando de intervenir. .

En un momento, estalla una pelea y se puede ver al menos a tres oficiales golpeando a las personas con porras y pateándolas. La mujer en el suelo es agarrada violentamente por el cabello.

“No les están haciendo nada… policía pendejo”, se puede escuchar a la gente gritando en el video.

No está claro cuántas personas fueron arrestadas en el incidente. Pero una de las presuntas víctimas, Estefanía Monserrat García Sánchez, de 18 años, presentó este lunes una denuncia contra los agentes en silla de ruedas.

Su hermano, Andrik García Sánchez, dijo al diario La Jornada que su hermana recibió golpes en la cabeza, cara, garganta y boca.

“Ella no puede comer alimentos sólidos. Tenemos que licuar la comida porque le dañaron el interior de la boca y usa frenos”. También dijo que la policía atacó a su hermana con tanta brutalidad que ella perdió el conocimiento y se despertó en una patrulla, escupiendo sangre, por lo que dice que un oficial en el auto le gritó, diciéndole que estaba manchando el vehículo.

Posteriormente, Estefanía tuvo que pagar 500 pesos (23 dólares estadounidenses) para ser liberada.

El incidente comenzó poco después de que la mujer hubiera estado esa noche en una cantina en el centro histórico de la ciudad, junto con ocho amigos. El personal de seguridad había echado a todos porque había clientes menores de edad adentro. La policía fue llamada al área debido a informes de que la gente estaba destrozando autos.

El alcalde Mauricio Trejo Pureco dijo que estaba comprometido con asegurar la justicia y que los oficiales habían sido suspendidos.

“… aun cuando la detención estuviera justificada, la forma en que estos ciudadanos fueron detenidos es totalmente reprobable. Violaron todas las normas y protocolos en cuanto al uso de la fuerza”, agregó.

Un fiscal independiente de derechos humanos en Guanajuato, PRODHEG, abrió una denuncia contra la policía municipal, en la que participó Estefanía.

El abogado principal de PRODHEG, Vicente Esqueda Méndez, dijo que los derechos humanos de las víctimas podrían haber sido violados.

Con reportajes de El Queretano y La Jornada

(83 , 1)