Productores de aguacate de los municipios Salvador Escalante, Ario de Rosales, Nuevo Urecho y Tarétan del estado mexicano de Michoacán conformaron un frente armado, denominado ‘Pueblos Unidos’, para supuestamente defenderse de los cárteles del narcotráfico.

El grupo estaría conformado por 3.000 productores de aguacate y zarzamora, que portan armas de alto calibre, y habrían cerrado el acceso a sus comunidades, eligiendo de manera arbitraria quién ingresa y quién no, según reseña Milenio. El objetivo, según ellos, es “proteger” a la población de narcotraficantes y sicarios.

En esa zona del país actúan los grupos criminales ‘Los Viagras’ y el ‘Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG)’.

El pasado 25 de junio, al circular la información sobre la conformación de estas autodefensas, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, recalcó que no era partidario de que la gente se armara y formara grupos para enfrentar a la delincuencia “porque eso no da resultados” y a veces “se infiltran maleantes”.

“No deben existir guardias blancas, no deben de existir autodefensas, porque la responsabilidad de la seguridad corresponde al Estado […] El Estado tiene la obligación de garantizar la paz y la tranquilidad, la seguridad de todos los ciudadanos”, enfatizó

(7 , 1)