Redacción MX Político.- En el estado de Sonora se ha desatado la violencia, y como consecuencia la población se encuentra aterrorizada, tal es el caso del municipio Caborca donde los choques por la plaza entre los hijos de “El Chapo” Guzmán y otro cártel han convertido este municipio en un campo de batalla en los últims días.

El motivo de la disputa es el control de la plaza, hoy en manos de Rodrigo Páez, sobrino del capo Rafael Caro Quintero, quien evidenció la falta de estrategia, diagnóstico e inteligencia para atender el grave problema de la seguridad pública en Sonora, situado en el noroeste de México y fronterizo con Estados Unidos.

“Parece que lo de Caborca fue una exhibición de poder de los grupos criminales que nos habla de dos posibilidades. Una rendición ‘de facto’ de la autoridad estatal y municipal o un contubernio, un permiso, que de manera ilegal pudieran haber dado las autoridades”, dijo este miércoles a “Efe” el profesor del Tec de Monterrey y experto en seguridad, Juan Carlos Montero.

MH

(175 , 1)