Redacción MX Político.- El análisis a una base de datos de la Conagua ha revelado que lo que era un problema concentrado en la laguna, se esta expandiendo por el país. Pues la extracción de agua sin control, está provocando que los pozos sean un riesgo al intensificar la liberación de arsénico y fluoruro en el líquido de millones de mexicanos.

Juan Ángel Trasviña, especialista en contaminación ambiental, junto con una activista, han reunido evidencia que apunta a los residuos de 100 minas abandonadas en la zona como fuente del arsénico, pero este mineral que también se encuentra de forma natural en la corteza terrestre llega también al agua por la extracción descontrolada, según las investigaciones científicas en México y el mundo.

De esta manera, se sabe que el arsénico y el fluoruro ya alcanzaron pozos de casi todo el país, en cantidades superiores al nivel máximo permisible de la Organización Mundial de la Salud.

MH

(28 , 2)