En Veracruz, fue puesta una denuncia por empresarios dedicados a la distribución y venta de gas natural luego de que hubo diversos desbalances en la distribución y consumo del hidrocarburo en la red del nodo Mendoza.

La diligencia en contra de la empresa Destiladora del Valle S.A. de C.V. aparece en la carpeta de investigación FED/VER/CORD/0001066/2021, en la que se menciona que el pasado 18 de mayo se realizó un cateo por orden de un juez de control federal en las instalaciones de la empresa propiedad de Armando Monterrosa Méndez, ubicada en la autopista México–Veracruz en el kilómetro 71.

La empresa fue asegurada por el hallazgo de gas natural en los ductos que conectan el exterior con las calderas y durante su inhabilitación dejaron de presentarse los desbalances en la distribución del hidrocarburo; no obstante, dos meses después, el 12 de julio, el inmueble fue devuelto por orden del Ministerio Público.

El pasado 21 de julio, el personal especializado técnico de la Fiscalía General de la República encontró una presunta toma clandestina en las instalaciones de Destiladora del Valle que -de acuerdo con la denuncia- era utilizada para desviar la dirección del gas natural y evitar su paso a través de la Estación de Regulación y Medición, a fin de que no se detectara la presencia de gas natural a simple vista o por medios electrónicos.

Cabe mencionar que ya había otra denuncia por extorsión en contra de la Destiladora del Valle, la denuncia fue presentada por personal de Petróleos Mexicanos (PEMEX) e incluye comparecencias en las que la empresa asegura que “no se encuentra en operaciones debido a que no se les suministra gas natural”, lo que resulta contradictorio con los hechos y datos que obran en la carpeta FED/VER/CORD/0001066/2021.

El 18 de agosto volvieron a reflejarse desbalances en la distribución y en el consumo de gas natural, por lo que se presume que Destiladora del Valle está consumiendo de nuevo el hidrocarburo de forma ilícita.

En la última década, la Destiladora del Valle ha sido protagonista de diversas irregularidades y ha puesto en riesgo a la población del estado, sin que hasta el momento se tomen cartas en el asunto. En 2011 registró una explosión de cuatro contenedores de 30 mil litros de alcohol que dejó como saldo dos muertos y varios desaparecidos.

(8 , 8)