Redacción MX Político.- Contestatario. Juan Pablo Villafuerte, presunto feminicida de la turista mexicana Blanca Arellano, tomó la palabra durante su audiencia de prisión preventiva que se realiza este martes en el Primer Juzgado de Investigación Preparatoria de Huaura.

Tras la intervención del fiscal Marcos Collantes —quien presentó más de 60 elementos de convicción que respaldan el requerimiento de nueve meses de prisión preventiva— y de su defensa legal, Villafuerte ratificó su inocencia y apuntó que el Ministerio Público lo acusa de manera sesgada por ser estudiante de Medicina.

Con la voz entrecortada, indicó que el caso ha afectado a su familia y las carreras de cursa, Medicina y Biotecnología. “El hecho de sindicarme por tener lejía y Pinesol en un baño no me hace criminal. Diariamente debo esterilizar hasta diez placas de Petri. El señor fiscal me acusa discriminatoriamente porque estudio Medicina [y que por eso] puedo ser un descuartizador”, inició su alegato.

“Colaboré desde que la Policía tocó la puerta sin prestar ninguna obstrucción. Llevo muchos días aquí, no tengo costumbre de dormir en el suelo, de juntarme con siete criminales en una sola celda, de utilizar un baño con la puerta abierta para hacer mis necesidades, no tengo costumbre de estar tres días sin asearme. (…) Por eso, me declaro inocente de esta persecución”, continuó.

Al ser interrogado por el juez Galileo Mendoza, el acusado admitió que mintió sobre los días en que ocurrió la desaparición y el presunto feminicidio. Inicialmente señaló que no estuvo en Huacho en la primera semana de noviembre, cuando habría ocurrido el crimen machista; sin embargo, en esta jornada señaló que sí se encontraba en aquella ciudad.

“Sí estuve en los días de los hechos que se me imputan, señor juez. La señora Blanca ha desaparecido o ha sido víctima de homicidio cuando yo no la he encontrado. He llegado el domingo 6 de noviembre a mi habitación. Le timbré a la señora Blanca, hubo una contestación de la llamada, pero no una voz al otro lado. Tenía anotado [el teléfono] en mi plataforma Telegram”, señaló, pese a que anteriormente manifestó que ese número estaba anotado en una agenda.

Sobre la presencia de sangre humana hallada por los peritos en el colchón de su habitación, Villafuerte refirió desconocer la razón de los rastros, ya que la colchoneta era “de segunda” y le costó 50 soles, de modo que “posiblemente vino manchado”.

“Esa sangre ha sido limpiada, no la pude observar cuando llegué a mi habitación. No he verificado que había manchas de sangre. Esas manchas de sangre las han encontrado en un colchón, yo me recuesto sobre ese colchón que lo compré utilizado”, manifestó.

Cargos

Juan Pablo Villafuerte, investigado por los presuntos delitos de feminicidio, trata de personas y tráfico de órganos, fue arrestado en el distrito limeño de Villa El Salvador la semana pasada.

El Ministerio Público detalló que Villafuerte, de 37 años, está vinculado a la desaparición de la mexicana de 51 años Blanca Arellano, con quien mantenía una relación y quien llegó a Perú el pasado 28 de julio para conocerlo.

Las diligencias en su vivienda encontraron restos de sangre, cabello, ropa de mujer y una bandera mexicana. El jefe policial del Departamento de Investigación Criminal de Huacho, Elvis Baños, dijo a RPP que el investigado evadió las preguntas y que después del interrogatorio se marchó a la capital.

La familia de la desaparecida reportó el caso el 7 de noviembre porque Arellano dejó de comunicarse con ellos. Su sobrina publicó en redes sociales que perdieron su contacto luego de que Arellano supuestamente se despidiera de Villafuerte para regresar a México.

El 10 de noviembre, pescadores de Huacho encontraron en la playa los restos de una mujer. En la víspera, las autoridades corroboraron que pertenecen a la turista mexicana. La ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, Claudia Dávila, se reunió con las hermanas de Arellano, que llegaron a Perú con motivo de la desaparición de su familiar, y les reiteró su apoyo.

“Les hemos dado todo nuestro apoyo; si tienen algunos requerimientos logísticos que siempre necesitan, cualquier necesidad que tengan respecto a apoyo psicológico, apoyo legal. Nosotros estamos siguiendo el caso desde el inicio”, dijo Dávila a su salida de la Embajada de México, donde se realizó el encuentro.

jpob

(9 , 9)