La Iglesia católica dijo “basta a la violencia” e hizo un llamado a la unidad para construir la paz. Son tiempos que definirán el rumbo y “es tiempo de replantearnos si estamos haciendo lo suficiente”, sostuvo en el editorial del semanario católico de información Desde la Fe.

Aseveró que se viven “meses clave, en los que buscamos salir de una larga tempestad que nos exige un cambio de rumbo. Son tiempos que definirán nuestro futuro, y si queremos un mejor horizonte, es tiempo de replantearnos si estamos haciendo lo suficiente (…) no existe otro camino más que la unidad para alcanzarla”.

Este mes hemos sido testigos de múltiples hechos de violencia en el país, dos de ellos ligados a la vida religiosa, se trata del asesinato del misionero franciscano Juan Antonio Orozco Alvarado, quien falleció en un fuego cruzado entre bandas criminales, en Durango.

El otro fue una balacera que interrumpió una Misa que se celebraba en la Parroquia de San Juan Bautista, en Iguala, Guerrero.

(3 , 2)