El viernes pasado se presentó la segunda de 3 partes que conforman la Cuenta Pública 2020 por parte de la Auditoría Superior del Estado de Hidalgo (ASEH), en ella fueron revisados 99 entes fiscalizables, pertenecientes al sector paraestatal y organismos autónomos, de organismos descentralizados municipales, así como de ayuntamientos.

Derivado de esto, la cantidad de 96.3 millones de pesos se encuentra pendiente por aclarar, de los cuales 86.6 millones de pesos pertenecen a observaciones detectadas en las cuentas de 45 de los 84 municipios Hidalguenses revisados.

En los municipios, las observaciones ascienden a 86 millones 640 mil pesos, lo cual equivale al 89.9 por ciento del monto observado y cuestionado sobre su empleo por la ASEH.

De 45 ayuntamientos hidalguenses fiscalizados, Pisaflores agrupa el 54 por ciento del total de lo observado en la Cuenta Pública de 2020, con 46 millones 761 mil 382 pesos. Huejutla de Reyes presentó observaciones por 11 millones 200 mil 668 pesos, cuyo destino al día de hoy no es claro y del cual debe rendir cuentas al ente fiscalizador del estado.

A estos se las presidencias municipales de San Felipe Orizatlán con 6.7 millones de pesos; Jacala de Ledezma por 4.4 millones de pesos y Actopan por 2.7 millones de pesos, esto como muestra entre los 45 ayuntamientos inspeccionados por la Cuenta Pública 2020.

Por su parte, el sector paraestatal y organismos autónomos se les identificó una suma por aclarar por 2 millones 46 mil pesos 405 pesos, donde un millón 55 mil 288 pesos se identifican en el Instituto Tecnológico Superior Oriente de Hidalgo, así como 920 mil 285 pesos del Instituto Hidalguense de las Mujeres, por mencionar algunos.

Los organismos descentralizados municipales, acumularon un total de 7 millones 684 mil 755 pesos, cuyo mayor presupuesto por aclarar proviene de la Comisión de Agua y Alcantarillado del Municipio de Tizayuca por 2 millones 234 mil 471 pesos.

(8 , 1)