Hasta este momento, la triangulación entre Pegasus, sus operadores y quienes los contrataban ha quedado debidamente comprobada en un primer caso judicializable.

La Fiscalía General de la República (FGR), con la colaboración como testigo de la periodista Carmen Aristegui, encontró los datos necesarios para establecer que la empresa NSO Group, propietaria del software Pegasus, utilizaba una compañía operadora mexicana para realizar espionaje telefónico.

A través de un comunicado, la FGR señaló que “gracias a la denuncia y a la participación permanente de Carmen Aristegui, el Ministerio Público Federal ha llevado a cabo una investigación exhaustiva de los contratos que suscribió Tomás Zerón en la entonces Procuraduría General de la República, durante la administración anterior”.

De acuerdo con la Fiscalía, la información aportada por la periodista llevó a una serie de diligencias y cateos judiciales en la empresa KBH TRACK, administrada por Victor “R”, y cuyo propietario era el ciudadano israelí Uri Emmanuel “A”, quien huyó del país hace más de dos años, de la que se obtuvo un disco duro en el que se demuestra plenamente que realizaba espionaje telefónico.

(5 , 5)