Redacción MX Político.- Habitantes del pueblo de Santa María, municipio de Acolman, en el Estado de México alertaron a la Policía del incendio en una toma clandestina ubicada en un ducto de Petróleos Mexicano (Pemex) en los límites con Teotihuacán, el cual comenzó a incendiarse luego que presuntos huachicoleros lo estaban “ordeñando”.

De acuerdo con los primeros reportes de las autoridades locales, este ducto podría tratarse del Tuxpan-Azcapotzalco, el cual corre de manera paralela a la autopista México-Pirámides y traslada el combustible del puerto de Veracruz hacia la Ciudad de México. Hasta el sitio han acudido los cuerpos de emergencia los cuales ya han controlado el incendio.

Tras el llamado de la población, los quipos de emergencia se trasladaron hasta el lugar; en el sitio se encuentran laborando elementos del Heroico Cuerpo de Bomberos, la policía municipal y estatal, de la guardia nacional, de Pemex e incluso personal de la Comisión Federal de Electricidad (CFE). Hasta el momento la toma clandestina sigue encendida, sin embargo, se trata solo del remanente, por lo que ya no representa un riesgo para la población.

Huachicoleros logran huir

Han sido los habitantes del municipio de Acolman, vecino de Teotihuacán, quienes alertaron sobre el incendio a los servicios de emergencia, esto luego que vieran fuego a un costado de las torres que trasladan los cables de alta tensión.

De acuerdo con los reportes de las autoridades, posterior al incendio, cables de energía eléctrica se vinieron abajo por el calor, lo que provocó que se fuera la luz en poblados vecinos, no obstante, el servicio ya se restableció, aunque los cables se encuentran en estos momentos tendidos.

Por ahora, los equipos de emergencia están dejando que se consuma el remanente, lo que provoca que la flama del combustible siga visible y alcance entre dos y tres metros, sin embargo, personal de Pemex ya han cerrado el paso del combustible, así que solo se está incendiando el remanente que quedaba.

Los huachicoleros responsables de este hecho se cree que huyeron del sitio. La fuga de combustible ya no representa un riesgo para la población ya que los servicios de emergencia implementaron un radio de protección de 2 kilómetros a la redonda como protección. La recomendación de la autoridad es no acercase al sitio.

jpob

(13 , 3)