Redacción MX Político.- Este martes, el taxista Pedro “N” fue vinculado a proceso por su probable participación en el feminicidio de Lidia Gabriela, quien murió a sus 23 años tras caer de la ventanilla del taxi que conducía el imputado, mientras gritaba por auxilio.

Según las investigaciones, Lidia Gabriela gritaba por ayuda por a su temor a ser secuestrada, luego de que el taxista no la dejó bajar de la unidad. Lo que ocasionó su muerte fue presumiblemente una maniobra brusca de volante que la hizo caer del vehículo en movimiento.

De acuerdo con la investigación de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJCDMX), Pedro “posiblemente conducía un automóvil de alquiler sobre la Calzada Ermita Iztapalapa, desde el cual cayó a la vialidad la pasajera, quien falleció como consecuencia de las lesiones”.

De acuerdo con la periodista Azucena Uresti, el taxista declaró en su audiencia de vinculación a proceso que no escuchó los gritos de auxilio. “Tenía la música con un volumen muy alto”, dijo en su defensa.

Según las declaraciones del taxista, al llegar al destino del viaje, que era el Metro Constitución de 1917, la joven se habría negado a pagar la tarifa, por lo que él decidió seguir manejando.

Pedro “N” es sobrino de Federico “N” y de Fernando “N”, quienes originalmente se presumía que manejaron el taxi el día de los hechos, pero no fue así.

Fernando “N” fue vinculado a proceso por la probable comisión de delitos contra la salud, en su modalidad de narcomenudeo, hipótesis de posesión con fines de comercio, y portación de arma de fuego, ya que cuando fue detenido se le encontró un arma y cuatro cartuchos útiles, así como 47 bolsitas con aparente cocaína en piedra, una bolsa más con hierba verde seca, al parecer, marihuana y dinero en efectivo.

A Pedro “N” se le aplicó prisión preventiva oficiosa como medida cautelar. La Fiscalía de la CDMX fijó cuatro meses para el cierre de la investigación complementaria.

jpob

(6 , 6)