Redacción MX Político.- Morelos, epicentro del narcomenudeo en el país y sede de grandes cárteles de la droga, vivió este martes una madrugada sangrienta. Una persona murió y tres resultaron heridas tras un fuerte enfrentamiento con agentes de la Fiscalía estatal, en el municipio de Miacatlán.

Todo comenzó a las 12:05 horas, cuando presuntos miembros de la célula delictiva que dirige Francisco Javier Rodríguez Hernández alias XL y/o Señorón —operador del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) en el estado—, intentaron huir de los agentes. De acuerdo con la Fiscalía, los supuestos criminales viajaban en un vehículo marca Volkswagen tipo Cross, con placas de circulación HBH-156-E del estado de Guerrero. El conductor de la unidad aceleró el paso con el objetivo de rebasar a la patrulla donde viajaban los ministeriales; sin embargo, estos se percataron que iban armados lo que inició una persecución.

El seguimiento contra los criminales terminó sobre la carretera Alpuyeca-Grutas en la calle Ricardo Flores Magón, donde el conductor del vehículo perdió el control al intentar realizar una maniobra tempestiva. Según atestiguan los agentes, en ese instante todos los tripulantes de la camioneta se bajaron y comenzaron a disparar, por lo que repelieron la agresión en la que tres presuntos gatilleros resultaron heridos y uno murió.

Entre los agresores se encontraba una menor de 17 años; Alexander “N”, de 18 y Emanuel “N”, de 24. Todos ellos portaban gorras con el logo del grupo criminal al que pertenecen.

Las autoridades aseguraron dos armas de fuego AK-47 conocida como cuerno de chivo y un arma larga calibre .223, y dos armas cortas tipo escuadra calibre 9mm. Al interior del vehículo —que cuenta con reporte de robo— también había 172 dosis de estupefaciente en bolsas pequeñas de color negro con el logotipo de un masculino con traje y corbata.

Morelos, cuna de la organización de los Beltrán Leyva, ha tenido un año muy violento tras la irrupción del CJNG. La llegada de este cártel desató una pugna en el estado.

El Frank, Colombiano, XL,Señorón y/o Señorita, se ha convertido en uno de los objetivos prioritarios del gobierno de Cuauhtémoc Blanco, que ofrece una recompensa de hasta 500 mil pesos por información que permita su detención.

En 2020, a tres calles de la oficina del gobernador estatal, hombres vestidos de negro, chalecos antibalas, botas policíacas y pasamontañas repartieron despensas enviadas en apoyo de comerciantes —y a consecuencia de la crisis desatada por el coronavirus—, por el cabecilla criminal el Señorón.

En cuentas de redes sociales, frecuentemente utilizadas por el narco para difundir su información, se aseguró que el crimen organizado ponía su granito de arena para la emergencia sanitaria.

Ese mismo año, sicarios identificados como miembros de la célula del Señorón publicaron en internet una grabación en el que hombres con equipo táctico interrogaban a dos jóvenes “levantados”.

Las víctimas confesaron dedicarse al robo de bolsas, motos y autos. A continuación, los jóvenes fueron asesinados con disparos. La ejecución fue rubricada: “Atentamente, el Señorón”.

Francisco Javier Rodríguez Hernández, mejor conocido como el Señorón, apareció en el radar de la policía tras la detención en agosto de 2019 de Santiago Mazari Miranda, alias el Carrete, líder del grupo criminal Los Rojos, que mantenía su base operativa en Guerrero y Morelos.

La caída del Carrete —que ascendió a sangre y fuego luego de la muerte de Arturo Beltrán Leyva— dejó en Morelos un vacío que el CJNG intentó ocupar a través de alianzas con pequeños mafiosos locales. Entonces el Señorón ya era conocido como jefe de la extorsión y la venta de droga en diversos municipios de Morelos.

Aunque el año pasado, la información de este operador del CJNG era casi nula, se sabía sobre una supuesta asociación de Francisco Javier con un político del PRD, que hoy es cercano al gobierno de Cuauhtémoc Blanco.

jpob

(7 , 7)