Fue encontrada una osamenta humana en las inmediaciones del parque de la Solidaridad, ubicado en Guadalajara; el hallazgo se suscito cuando el personal del parque y jardines municipal se encontraba realizando actividades de corte de pasto y maleza.

Uno de los integrantes de la cuadrilla, al darse cuenta de los restos óseos alertó a su equipo para solicitar el apoyo de las autoridades municipales, así como de los servicios médicos.

Tras ser avisados, las autoridades llegaron al parque ubicado sobre la frontera divisora de los municipios de Guadalajara y Tonalá.

Los paramédicos de la Cruz Verde confirmaron que se trataba del esqueleto de una persona, no obstante, no pudieron precisar el sexo, así como tampoco mayores características, debido a la avanzada evolución cadavérica con la que contaba.

Con el objetivo de dar con los responsables de este asesinato y abandono de los restos óseos al interior del parque, la Fiscalía del estado de Jalisco fueron notificados de este hallazgo.

Elementos del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses fueron los encargados de recolectar la osamenta para trasladarla a sus instalaciones, en donde será examinada y resguardada.

(14 , 1)