Un total de 32 departamentos en la unidad habitacional Fuerte de Loreto fueron rescatados por la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJ-CDMX), en la alcaldía Iztapalapa, cuyas denuncias fueron presentadas ante el agente del Ministerio Público, lo que permitió investigarlas y determinar los casos en que se incurrió en el delito de despojo.

En los inmuebles que se localizaron personas fueron desalojadas de forma pacífica, tampoco hubo detenciones, así lo señaló la Fiscalía de Delitos Ambientales y en Materia de Protección Urbana.

La movilización se hizo en respuesta a las denuncias presentadas ante la Fiscalía capitalina, algunas de ellas hechas por el Instituto de la Vivienda, informaron autoridades de la Ciudad de México.

En el operativo participaron peritos, ministerios públicos, agentes de investigación, todos de la Fiscalía General de Justicia de la CDMX. Además, policías de agrupamientos especiales de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) que apoyaron en el cerco de seguridad perimetral y en el resguardo de los funcionarios.

El vocero de la Fiscalía, Ulises Lara explicó “es importante mencionar que durante la ejecución de este amplio operativo se recuperaron los 32 bienes inmuebles sin que se suscitara ningún enfrentamiento, ya que las acciones se desarrollaron en el marco de la Ley. Como antecedente de dichos casos, se recibieron las denuncias en la Fiscalía de Investigación Territorial en Iztapalapa, por lo que se iniciaron las carpetas de investigación, luego de que los propietarios legítimos de los departamentos acusaron ser víctimas de un grupo de personas que se dedica a invadir viviendas, en algunos casos con violencia, y en otros, posiblemente cambian cerraduras y retiran los muebles de los dueños reales”.

Asimismo señaló que las carpetas de investigación fueron remitidas a la FIDAMPU, y como parte de las diligencias, se solicitó información al Registro Público de la Propiedad y Comercio, a la Secretaría de Finanzas, así como al Archivo General de Notarías, además de solicitarse la intervención de un perito especialista en materia de cerrajería forense, con lo cual se configuró el modus operandi de un grupo delincuencial particularmente dedicado a esta actividad.

(40 , 2)