Gerardo Martínez, padre de la víctima, cuestionó las primeras versiones que dio la Fiscalía de Nuevo León argumentando que su hija no tenía motivos para suicidarse.

Redacción MX Político.- Fue el padre agraviado y apesadumbrado de la víctima; el padre de la joven Yolanda, Gerardo Martínez, quien recibió el cuerpo Yolanda Martínez y la vela en una funeraria local para sepultarla el domingo.

Don Gerardo no se conforma con el razonamiento oficial de las autoridades.

Insiste en que lo de su hija fue feminicidio y que no se suicidó.

Sus declaraciones las basa en estudios que realizaron, dijo, peritos e investigadores de Guatemala, que vinieron gratuitamente a ayudarle en la revisión de la necropsia.

Explica que los peritos guatemaltecos que no identificó ante los medios de comunicación, se ofrecieron a revisar el cuerpo de su hija y de acuerdo a los resultados, no se suicidó, sino que fue feminicidio, la asesinaron.

Cuestionó que la autoridad de la Fiscalía haya dicho en principio que se fue de casa por su propia voluntad, después que fue suicidio, pero ahora insiste en que fue feminicidio y que “es cuestión de recabar porqué murió, si fue por golpes o por alguna sustancia, todo está en investigación, es cuestión de tiempo”. “Así lo dicen los peritos que vienen de Guatemala, más o menos vamos por esa línea, es cuestión de tiempo para saber de qué murió”, declaró.

El padre de Yolanda recalca que no había motivo para que su hija se suicidara, pues considera que más que deprimida estaba desesperada por la falta de dinero y no encontrar trabajo, porque se acercaba el cumpleaños de su hija Keyla y la quería festejar, señala la puntual crónica de Davis Casas, Corresponsal de Grupo OEM.

“Si anduvo desesperada los últimos tiempos porque venía el cumpleaños de mi nieta y ella quería de alguna manera generar algún dinero”.

Las autoridades entregaron el cuerpo de Yolanda Martínez Cadena a su padre este sábado y desde la tarde es velado en unas capillas de la avenida Constitución, en las mismas donde se veló a Debanhi Escobar, para celebrar el domingo a las 10;00 horas una misa en el oratorio de la funeraria, para partir después al panteón Jardín de los Pinos San Roque, en el municipio de Juárez, al oriente de la zona metropolitana de Monterrey.

Yolanda despareció el 31 de marzo cuando había salido a buscar empleo y habría sido vista tras salir de la casa de su abuela en la colonia Constituyentes de Querétaro, en el municipio de San Nicolás de los Garza.

Treinta y ocho días después, el 8 de mayo se localizó el cadáver en un monte en el municipio de Juárez, tras largas jornadas de familiares y amigos que se organizaron para su búsqueda.

La Fiscalía de Justicia difundió fotografías de las pertenencias encontradas junto al cuerpo de Yolanda en donde incluía un par de pequeños frascos que contenían insecticida, que serían revisados, pero que en principio llevaron a señalar a la autoridad que fue suicidio, aunque sigue abierta la carpeta indagatoria.

El Vicefiscal, Luis Enrique Orozco, informó durante la semana que los resultados para determinar finalmente las causas de la muerte de Yolanda tardarían al menos dos semanas más, pues acudirían a peritos nacionales e internacionales para coadyuvar en los estudios.

hch

(21 , 3)