Redacción MX Político.- El Gobierno Federal actualizó las cifras del accidente en una mina de carbón de Sabinas, en Coahuila: al corte de las 05:00 horas de este 4 de agosto, 10 mineros aún continúan atrapados, mientras que otros tres se encuentran hospitalizados.

Así lo dio a conocer la directora de Protección Civil (PC), Laura Velázquez, agregando que, hasta el momento, cinco mineros han sido rescatados y trasladados a clínicas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS); dos ya fueron dados de alta.

“Hemos tenido reuniones con los familiares de los mineros (…) porque entendemos el momento en que se encuentran. Es nuestra obligación hablarles con la verdad”.

En tanto el subsecretario de la Defensa Nacional (Sedena), Agustín Rádiala Suástegui, detalló que los mineros aún adentro de la mina se encuentran entre dos pozos de carbón inundados con alrededor de 34 metros de agua.

Por su parte, el presidente, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), expresó: “Lo que deseo con toda mi alma, es que rescatemos a los mineros“, expresó e instruyó a los titulares de la Sedena, CFE, Pemex y Conagua a agilizar los apoyos.

Reducir espejo de agua: primer paso para la entrada de brigadistas

La mina de carbón, ubicada en un área conocida como Conchas, está constituida de tres pozos de aproximadamente 60 metros de profundidad.

Según el recuento de la Sedena, los mineros trabajaban con herramientas manuales en el pozo 1 (que se hallaban en desuso), cuando, tras toparse con un área contigua llena de agua, las paredes de los túneles se derribaron, provocando la inundación de todo el sistema.

Ante ello, el primer punto del plan de acción implica reducir el espejo de agua que imposibilita la entrada de las brigadas de búsqueda y rescate; esto, mediante bombas extractoras proporcionadas por la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

Sin embargo, destacó Laura Velázquez, para acelerar el operativo de salvamento, el Federativo incrementará el número de dichas bombas – de 5 a 7 -, de tal modo que entren los rescatistas. Aunque, aclaró, esto se llevará a cabo si las condiciones de seguridad lo permitieran.

“Es complicado, pero lo hemos logrado. Ahorita lo importante es ubicar las bombas de manera estratégica para extraer el mayor número de agua y tener acceso inmediato a las minas“, comentó desde la conferencia matutina.

La tragedia mereció de la activación del plan DN-III-E. Al momento, laboran 230 elementos de la Defensa Nacional, brindando apoyo a las actividades de rescate, y 126 más en el sitio. Asimismo, Rádiala Suástegui indicó que hoy, 4 de agosto, se trasladarán 4 binomios caninos y buzos de rescate.

La minería ha sido una actividad fundamental para el estado de Coahuila desde la época de la Colonia, pues desde la fundación de las Minas de la Trinidad en 1577 la región se ha consolidado como un pilar en esta industria.

Sin embargo, cualquier derrumbe o inundación implica un riesgo mortal para los mineros y un reto para las autoridades, las cuales deben trabajar a contra reloj para salvar la mayor cantidad de vidas. Pero para Coahuila, han sido dos episodios donde esta misión fracasó, dejando a decenas de familias sin uno de sus integrantes.

Una de éstas fue la del junio del 2021, cuando siete mineros fallecieron tras el derrumbe de una mina en la zona carbonera del municipio de Múzquiz; el último cuerpo se rescató el 11 del mismo mes, casi una semana después del accidente.

No obstante, la herida más abierta del sector minero es la tragedia de Pasta de Conchos, en 2006, donde 65 trabajadores perdieron la vida luego que una mina se derrumbara tras una explosión. Cabe señalar que, a más de quince años, no todos los cuerpos han sido rescatados; razón por la cual, en febrero del 2022, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) anunció el inicio del plan de recuperación.

jpob

(12 , 12)