Redacción MX Político.- La Ciudad de México siempre ha hecho gala de una situación de aparente excepcionalidad en materia de combate a la delincuencia organizada. Ahí, los gobiernos han enfatizado que, a diferencia de otras entidades azotadas por la violencia, en la capital mexicana no hay y y no operan cárteles de la droga.

Sin embargo, ni sus virtuosos cuerpos de seguridad, fiscalía profesional y avispados funcionarios han evitado que los grupos criminales izen su bandera en la metrópoli.

La alcaldía Cuauhtémoc (en el centro de la CDMX) es bastión de uno de los grupos delictivos más sanguinarios de la urbe: la Unión Tepito. En esa misma alcaldía opera la célula delictiva denominada Fuerza Anti-Unión, bajo el mando de Eusebio Hernández Vázquez, de quien también se conoce que opera en Morelos.

Del Cártel de Tláhuac, un grupo dedicado al narcotráfico, extorsión y secuestro, se sabe que opera en las alcaldías Xochimilco, Milpa Alta y Tláhuac. También destaca la célula delictiva La Ronda 88, con presencia en las alcaldías Cuauhtémoc y Gustavo A. Madero.

MH

(9 , 9)