Con el objetivo de fortalecer la cooperación bilateral contra el tráfico ilícito de armas entre México y Estados Unidos, los pasados 13 y 14 de julio una delegación de nuestro país se reunió con representantes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) de EU, en las ciudades de San Antonio y Laredo, Texas.

El problema radica en la adquisición de armas y municiones en Estados Unidos por parte de organizaciones delictivas que las trafican hacia México, lo que representa un reto compartido que requiere de acciones conjuntas.

La delegación mexicana fue presidida por el director general de Asuntos Especiales de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) y le acompañaron representantes de las secretarías de Gobernación; de la Defensa Nacional (Sedena); de la Secretaría de Marina (Semar); de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC); la Guardia Nacional (GN); y la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Asimismo, el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), la Administración General de Aduanas del Servicio de Administración Tributaria (SAT) y del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), así como la Fiscalía General de la República (FGR).

(5 , 5)