Redacción MX Político.- Tras una riña entre aficionados de dos equipos locales de futbol en Coacalco, Estado de México, se desató una balacera que acabó con la vida de un joven de 18 años y dejó lesionadas a dos personas más.

Los hechos ocurrieron la tarde del lunes 21 de noviembre durante un torneo “llanero” en conmemoración a la Revolución Mexicana, el cual se llevaba a cabo en un campo de la colonia Ejidal del referido municipio mexiquense.

Según los primeros reportes oficiales citados por la prensa local, alrededor de las 16:00 horas inició una discusión entre las porras y familiares que apoyaban a cada uno de los equipos que disputaban el partido en la cancha conocida como “Canuto Luna”.

Presuntamente, la previa ingesta de alcohol por parte de algunos aficionados habría sido lo que encendió la riña, pues rápidamente pasaron de los gritos e insultos a los golpes.

Fue en medio de este conflicto que al menos dos sujetos, quienes no han sido identificados, se alejaron momentáneamente del tumulto y se dirigieron a sus vehículos, en los cuales guardaban un par de armas de fuego que utilizaron, posteriormente, durante la pelea.

“Salen dos personas del campo y regresan un vehículo color gris y desde el exterior del campo empezaron a disparar a las personas”, explicó un testigo a la policía, de acuerdo con La Jornada.

Al escuchar los disparos, la mayoría de los asistentes se tiraron al suelo para evitar las detonaciones. Sin embargo, una de las balas disparadas por los sujetos llegó al pecho de Saúl “N”, un joven de 18 años que cayó al instante y perdió la vida a pesar de las labores de los paramédicos que lo atendieron instantes después.

Por otro lado, dos jóvenes identificados como Iván y José Luis, de 20 y 21 años, también fueron alcanzados por los proyectiles, aunque con heridas que no comprometieron su vida, pues uno resultó lesionado en el glúteo izquierdo, mientras que el otro fue impactado en la pierna.

Momentos más tarde, elementos de la Guardia Nacional aseguraron y acordonaron la zona mientras llegaba el personal de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM), que será la instancia encargada de las investigaciones correspondientes.

Hasta el final del día, la institución no había emitido ningún comunicado respecto a estos hechos. Así mismo, no hay información disponible sobre la identidad de los presuntos agresores, por lo que se presume que no han logrado ser capturados por las autoridades.

Por su parte, la única autoridad que se ha pronunciado por estos lamentables sucesos fue Edgardo Luna Olivares, regidor de Coacalco, quien condenó las agresiones y pidió que se haga justicia por las víctimas.

“Los partidos de fútbol deben ser oportunidades para la convivencia familiar y un estilo de vida sano. Lamento lo sucedido esta tarde en el campo del Ejidal. Mi solidaridad con las familias que ahí estaban. Como regidor de Coacalco, exhorto a las autoridades correspondientes a que esclarezcan los hechos y se lleve a los responsables ante la justicia”, escribió Luna Olivares en su cuenta oficial de Facebook.

jpob

(7 , 7)