Redacción MX Político.- El feminicidio de Ariadna Fernanda López suma un elemento más al polémico desempeño de las autoridades de Morelos en el caso.

Sara Martínez, amiga de Ariadna Fernanda, encontrada muerta en la carretera México-Cuernavaca, dio su versión sobre cómo se desarrolló la investigación de la Fiscalía de Morelos sobre el feminicidio.

En cinco videos publicados en su cuenta de TikTok, Sara denunció amenazas por parte de dos trabajadores de la Fiscalía estatal.

“Hago este video para que sepan realmente, cómo pasaron las cosas, cómo están pasando y muchas cosas que realmente no nos cuadran y que sí tenemos miedo”, inicia la joven su relato.

Señaló que funcionarios de la Fiscalía morelense las trataron como principales sospechosas del asesinato y las amenazaron con detenerlas, a pesar de que ellas solo querían ayudar con la investigación.

“Le dimos aviso a las autoridades de Morelos, pero en ningún momento nos imaginamos que iban a tratar de ocultar el feminicidio de mi amiga. En la Fiscalía de Morelos fuimos a declarar porque nos pareció importante la información que teníamos sobre Ari y obviamente queríamos saber realmente, qué pasó. Ale empezó a testificar, la empezaron a acusar porque pensaban que había sido un tema de amorío. La trataron como principal sospechosa”.

Además, dijo Sara, le pidieron a Ale que dejara su celular en la Fiscalía, sin embargo, se negó. “A Ale la trataron de inculpar y hasta le dijeron que ya traían las esposas”.

“De la Fiscalía salió un sujeto que nunca se presentó con nosotros, puso dos candados a las puertas y con su otra mano sostenía su arma, a partir de ese momento realmente nos sentimos muy amenazados con bastante miedo”.

La joven añadió que decidió acompañar a Ale al interior de la Fiscalía de Morelos para que testificara, ya que no quería estar sola.

“Entramos a la Fiscalía, estaban dos personas que se identificaron en todo momento como Cecilio Villalba y Joel Reyes, quien nos trató de una manera muy déspota diciéndome que Ale no quería dejar su teléfono y que le iba a remitir”.

En ese momento a Sara también le pidieron dejar su celular, de lo contrario, las acusarían de obstruir la investigación.

En su testimonio, Sara continúa apuntando las incongruencias sobre las investigaciones de la Fiscalía de Justicia de Morelos.

Resaltó el trato de la Fiscalía de la Ciudad de México, en donde les explicaron que “toda muerte violenta de una mujer debe ser investigada como feminicidio… En la Fiscalía de Ciudad de México le hicieron una segunda necropsia donde decía que Ari había muerto por contusiones”.

“Nos han llegado correos, nos han hablado de la Fiscalía de Morelos, lo cual se nos hace absurdo porque se supone que ya el caso lo lleva a la Fiscalía de Ciudad de México. Tenemos miedo, la verdad, de que en algún punto quieran meter algo a nuestros celulares, por quererse salvar ellos.

jpob

(7 , 7)