Redacción MX Político.- Hasta hace pocos años, el siglo pasado, los gobernadores no eran considerados como aspirantes presidenciales. Se tenía que pertenecer al gabinete para poder ser considerado dentro de la baraja en la sucesión.

Si acaso, algunos regentes o Jefes de Gobierno del Distrito Federal fueron incluidos dentro de esta trama, aunque con poca fortuna, pues siempre se quedaban atorados en el camino.

Javier Rojo Gómez, Fernando Casas Alemán, Germán Corona del Rosal y Ramón Aguirre, fueron los nombres considerados como posibles competidores por la candidatura presidencial en los tiempos del priato, aunque fue hasta que surgieron de la oposición dos personajes que desde el gobierno capitalino se convirtieron en candidatos presidenciales. Primero fue Cuauhtémoc Cárdenas y, después, Andrés Manuel López Obrador en su primera experiencia de candidato presidencial.

Sin embargo, fue otro opositor, Vicente Fox, quien saltó de un gobierno estatal a la candidatura presidencial y se convirtió en ganador de la candidatura del PAN y primer Ejecutivo federal surgido de las filas opositores.

Fox, gobernador de Guanajuato, solicitó licencia a su cargo, para buscar la nominación presidencial, la que consiguió sin problemas de ninguna clase y derrotó al entonces invencible PRI, cuyo abanderado resultó ser un frágil Francisco Labastida.

El siguiente fue Enrique Peña Nieto, quien recién salido del gobierno del Estado de México asumió la candidatura del Revolucionario Institucional y ganó con amplia ventaja en las urnas.

Antes de él, Roberto Madrazo, quien gobernó Tabasco seis años antes de su candidatura fue nominado por el PRI y perdió abrumadoramente ante Felipe Calderón y lo enviaron hasta el tercer lugar.

Ahora, son varios los gobernantes o ex gobernantes que desean incrustarse entre el selecto grupo de aspirantes, alguno de ellos con posibilidades y otros más que lo ven a la lejanía.

La primera en la lista es Claudia Sheinbaum, que, de conseguirlo, sería una de las pocas mujeres candidatas de un partido. La anteceden Rosario Ibarra (la única mujer que ha sido dos veces candidata presidencial), Marcela Lombardo, Cecilia Soto, Patricia Mercado y Josefina Vázquez Mota.

Pero también hay una serie de gobernadores que recién dejaron el cargo o que aún no lo dejan que suspiran por una candidatura presidencial.

Francisco Domínguez, ya ex gobernador de Querétaro alza la mano para pasar lista de presente, aunque tal vez desista como lo hizo cuando se apuntó para contender por la dirigencia nacional de su partido (PAN) y prefirió abstenerse.

Francisco Javier García, gobernador de Tamaulipas se sentía ya precandidato, aunque con las investigaciones que hay en su derredor, tal vez, prefiera ausentarse de la contienda.

Diego Sinhue Rodríguez, gobernador de Guanajuato también se siente con el potencial suficiente para entrar en la competencia por la nominación presidencial del PAN.

Cierra la pasarela de panistas Mauricio Vila Dosal, gobernador de Yucatán, quien está ranqueado como el gobernante más popular en la entidad que administra.

Los priistas solamente tienen dos cartas de gobernadores que ven a la lejanía la posibilidad de convertirse en candidatos presidenciales, pero que buscarán un resquicio para colarse a la competencia.

Alejandro Murat, gobernador de Oaxaca, es uno de ellos, ya que acaba su período de gobierno el año próximo y Alfredo del Mazo, gobernador del estado de México, quien lo hará hasta 2023, tratando de hacer el mismo recorrido que su primo, Enrique Peña Nieto.

La realidad es que fuera de Claudia, los demás gobernantes se ven lejanos de la posibilidad de abanderar a un partido en la contienda presidencial, aunque habrá que esperar a ver los resultados que ofrecen los 15 nuevos gobernantes y los seis del año próximo, pero a los dos del 23 no les alcanzará.

//////////////

Aparece nuevamente la encuesta sobre la popularidad de los gobernadores en cada una de las entidades en que ejercen el poder. Mauricio Vila, Yucatán, encabeza la encuesta con el 69.5 por ciento, le sigue el priista Miguel Riquelme de Coahuila con 68.3, Quirino Ordaz (próximo a dejar el gobierno) se ubica en tercer sitio con 68.1, Jaime Bonilla de Baja California cuenta con el 67.4 y Francisco Domínguez (ya dejó el cargo) es evaluado con 64.2, cerrando el círculo de los cinco mejores evaluados…Quienes señalan a Ardelio Vargas de propiciar el portazo en Puebla contra el Presidente López Obrador aseguran que es capaz de eso y más, ya que a pesar de mantener cercanía con el gobernador Luis Miguel Barbosa, tuvo que renunciar como subsecretario de Gobierno el pasado 1 de septiembre. Se menciona en Puebla que se le investiga por supuesta vinculación con los cárteles del huachicol.

Email: ramonzurita44@hotmail.com

  • — –

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.

(8 , 8)