Redacción Mx Político.- Me sorprende la afirmación del exjefe de campaña de Donald Trump, quien afirma que el voto electrónico es para desechar votos y su uso hace perder la soberanía.

Steve Banoon, acusado de diversos delitos, sobre todo electorales, en los comicios de 2016, es enemigo de la tecnología para sufragar y tajante señala: “En México, la tendencia es hacer el voto electrónico como una manera para desechar votos… “.

Una afirmación que deja perplejo al más defensor de la forma en que se quieren “modernizar” los procesos electorales.

Sin embargo, algo debe saber… conoce el sistema de votación electrónica que se realiza en Estados Unidos y se observa, por sus declaraciones, que también sabe la forma en que opera en Brasil.

Desde hace una década, se ha venido hablando de impulsar en México la urna electrónica y hasta ahora hay avances…mínimos.

Hay quienes prefieren acudir a las casillas, presentar su credencial de elector, esperar la revisión del cuadernillo que realizan los ciudadanos responsables de autorizar o no el sufragio, recibir las boletas, cruzar el logotipo del partido preferido, doblarla en cuatro y depositarla en la urna transparente. 

Otros se inclinan por ampliar el voto electrónico porque, se analiza, es la forma en que más ciudadanos participen en las elecciones de todos los niveles.

En su participación remota, Banoon habló en la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPEC, por sus siglas en inglés) que se desarrolla en México y fue preciso. «Una vez que comiencen a digitalizar las elecciones, que empiecen a utilizar maquinas, ahí se hablará de pérdida de la soberanía”.

Es posible. Sin los controles que impidan la participación de personas inexistentes, pero con credencial de elector, que en México para las falsificaciones se pintan solos los “artistas” de Santo Domingo, por ejemplo, la probabilidad de inflar votaciones a favor de un candidato, se elevan.

En lo personal no me queda claro cuándo y cómo se pierde la soberanía.

Concedo sin aceptar, que si hay quienes hackean los archivos del Pentágono o de la Secretaría de la Defensa Nacional, qué impediría a los activistas cibernéticos la alteración de los resultados electorales.

Si Banoon lo sabe, el presidente López y su equipo de espionaje -que existe, aunque lo niegue- también deben estar enterados de las “facilidades” que podrían obtener con el voto electrónico.

Ya no se trata de urnas embarazadas, carruseles, ratones locos, boletas apócrifas.

No.

Es otro el nivel de la perversión electoral que persiguen todos aquellos que intentan, y en ocasiones lo logran, eternizarse en el poder.

De ahí la importancia de las declaraciones de quien se declara ultraconservador y acusa medios de comunicación internacionales y diversos organismos como el G20, de apoyar a las organizaciones contrarias al conservadurismo. 

“Lo que quieren hacer es tener control de la conversación con apoyo de estos grupos”, advierte.

Se nota su preocupación por los movimientos populistas que han crecido en México, Francia, Italia, Japón, Hungría; sin embargo, la CPAC también ha crecido con el apoyo de diferentes organizaciones a nivel internacional.

Su postura es clara y nihilista respecto de otras posturas ideológica. Tiene una respuesta para los populismos: “Estamos resueltos, tenemos capital, tenemos capacidad de organización… Somos la soberanía”.

¿El voto electrónico da para esto y más?

No lo sé. Ignorar las afirmaciones de alguien que está en el negocio electoral, sería un desacierto.

De lo que estoy cierto es que siembra la duda y el avance podría ser altamente costoso para los países cuyas democracias no son de solidez comprobada, como el caso de México.

E-mail: jesusmichelmp@hotmail.com, Twitter: @misionpolitica, Facebook: jesus michel y en Misión, Periodismo sin Regaños martes y jueves de 16 a 17 horas por Radio Cañón, en el 760 de AM.

__

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.

(9 , 9)