EL CASTILLO

Redacción MX Político.- Con la novedad de ser ahora aspirantes a candidatos no sólo las “corcholatas”, sino que, debido a la equidad y el buen lenguaje de género, surgieron los “corcholatos”, aunque, en ambos casos. se trata de personajes lo suficientemente irresponsables para, en el caso femenino, organizar un magno evento boxístico en pleno Zócalo capitalino y resultar, un par de días después, contagiada por coronavirus, dando a conocer públicamente su estado de salud para asegurar seguirá trabajando desde su casa. Y así lo hizo, pero para atacar a la alcaldesa de la Cuauhtémoc, Sandra Cuevas -a quien trae entre ceja y ceja con afanes de quedar bien con la familia o clan o cártel Padierna y golpear a Monreal a quien acusa de ser el “padrino”- por ordenar el cierre de algunas actividades debido al incremento de contagios registrado en su demarcación. “Esa determinación solamente pueden tomarla las autoridades federales de salud”, expresó fuera de sí la ex señora Ímaz. Esta “corcholata” empieza a demostrar cuanto le importaría la salud de los mexicanos en caso de resultar electa y hasta donde respetaría la autonomía existente en municipios, estados, organismos, etcétera. Los botones de muestra cuentan y mucho, más aún en las situaciones actuales del país.

Pero los “corcholatos” no andan mejor. Marcelo Ebrard hizo su gran evento-destape -la destapada oficial se la dio el propio presidente- reuniendo a un nutrido grupo de supuestos seguidores, de quienes no lo vieron ni conocieron por experiencia propia lo hecho y no hecho durante su paso por la jefatura de gobierno de la capital de la República, o dentro de su estancia en los gabinetes de Manuel Camacho y del propio Andrés Manuel López Obrador, fuertemente ligados uno con el otro al darle el finado ex comisionado para los asuntos de Chiapas a raíz de la declaratoria de guerra del Ejército Zapatista, todas las facilidades al tabasqueño para la instalación de su plantón en pleno Zócalo contra de Roberto Madrazo. El hoy canciller fue el encargado de dotar a los manifestantes de box-luch, de instalar sanitarios portátiles, de brindar seguridad y de recibir las cajas con supuestas pruebas de fraude y corrupción cometidos por el exgobernador de Tabasco. Un día después del evento realizado en Guadalajara, el “carnal” Marcelo dio positivo a Covid, lo anunció al tiempo de mencionar se retiraría de sus actividades cotidianas y realizaría el conocido y muy práctico “home office”. Otro a quien le urgía más empezar a darle la batalla a la “corcholata” favorita del presidente, que atender el llamado de las autoridades internacionales de salud advirtiendo de la presencia de otra etapa de contagios.

Está visto de manera suficientemente clara, a estos dos personajes solamente les interesa su salud y mantener informados a los ciudadanos de la forma en la cual justificarán seguir cobrando su sueldo y estar presentes en el ánimo presidencial, porque nada han dicho, ni siquiera a manera de comentario, de la posibilidad de haber contagiado a quienes los acompañaron en el viaje, en la gira, en los templetes o a los asistentes a los mítines o eventos, en donde, por cierto, no exigieron el uso del tapabocas y permitieron se eliminara la sana distancia. Y ahí vamos con la presencia de un virus sumamente agradecido con este tipo de autoridades comandadas por quien, desde su aparición, aconsejó no se le hiciera caso, se saliera a la calle, no usar el tapabocas, impedir la llegada del temor ante una gripita y recientemente afirmar “México es un país bendito” para minimizar esta otra “ola”. Las enseñanzas de López en este tema han sido perfectamente aprendidas por dos aspirantes a sucederlo ¿cuántas más penetraron en su ánimo para continuar con lo denominado Cuarta Transformación?

Al respecto debiera recordárseles a los mencionados y al titular de Gobernación, el “paisa” Adán Augusto, lo dicho por su jefe: “sin seguridad no hay Cuarta Transformación”, la frase puede verse en el video de la mañanera en la cual la expresó. De atenerse a ella, no existe la 4T y, de seguir registrándose las decenas de crímenes dolosos, la actuación de los grupos delincuenciales como las ocurridas en Michoacán, en Tamaulipas, en Chihuahua, en Guerrero, en prácticamente todas las entidades del país, de avanzar hasta convertir el delito de extorsión en imparable, de robarse contenedores completos y cargados como si se tratara de hurtar una lap-top, de mantener la cifra de 10 feminicidios cada 24 horas, al crecer la cifra de desaparecidos ya sean hombres o mujeres, adolescentes o niños, la transformación buscada por el tabasqueño ni siquiera ha empezado y lo visto ha sido solamente destrucción, de organismos, de organizaciones, de dependencias, de sectores como el de salud, educación, el derrumbe económico, entre muchos otros.

En tanto la inflación crece, se da a conocer el alza -aún no terminada- de intereses, se habla de los subejercicios y de la entrega del dinero no utilizado durante los tres últimos meses por las distintas dependencias federales, mostrando así la insuficiencia de fondos para seguir manteniendo las compras de votos, se advierte sobre las próximas sequias, aumenta el desempleo, se recrudecen los conflictos sindicales, y una larga lista de situaciones que siguen manifestándose de tan cruel manera, el presidente celebra con Margarita, la “Diosa de la Cumbia” la llegada de Gustavo Petro a la presidencia de Colombia y su “corcholata” émula y los “corcholatos” organizan sus pachangas con contagio de coronavirus asegurado. Paradójicamente, este virus tan pretendidamente minimizado, envirtud de los cadáveres acumulados, será el referente histórico más fuerte de AMLO.

  • — –

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.

(11 , 11)