EL CASTILLO

Redacción MX Político.- La contra reforma energética del presidente López Obrador enviada al Congreso es vista como regresiva por los especialistas del sector. El contenido central de la misma es el retorno al monopolio de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y el retroceso en la participación privada en la generación y distribución de energía, abierta desde hace tres décadas. La iniciativa subraya: “Se constituye el Estado en el responsable del Sistema Eléctrico Nacional a través de la Comisión Federal de Electricidad (CFE)”. Y también detalla: “La CFE generará al menos el 54 por ciento de la energía eléctrica que requiere el país. El sector privado participará hasta en el 46% de la generación. El servicio público de abastecimiento será prestado exclusivamente por CFE, la que podrá adquirir energía eléctrica del sector privado”.

Destaca el hecho de que los permisos de generación otorgados y los contratos de compra-venta de electricidad con el sector privado serán cancelados, así como las diversas figuras de generación privada y las solicitudes pendientes de resolución. Además, califica de ilegales los permisos de autoabastecimiento y no serán reconocidos por la CFE. “Igualmente, la generación excedente de los Productores Independientes de Energía (…) tampoco será reconocida. El Estado no puede reconocer mecanismos flagrantemente ilegales”, precisa la iniciativa. Lo anterior afecta a centrales de autoabasto y productores independientes de energía previstos desde 1992. Cabe destacar en la reforma de 2013 se abrió completamente la generación del sector privado y de ahí surgieron las subastas de largo plazo para la instalación de proyectos renovables de gran escala. También se propone el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) sea reincorporado a la CFE con sus funciones y atribuciones.

De alcanzarse la aprobación de la reforma en el Congreso, el sector privado verá afectadas inversiones hasta por 81 mil millones de dólares en proyectos de generación ya realizados, estimados y de gasoductos. La mitad de ello es de proyectos en operación más la inversión adicional prevista entre 2021 y 2033, estimada en un monto de 24 mil millones de dólares. En el caso de gasoductos, la CFE calculó inversiones por 13 mil millones de dólares. Todo lo anterior, sin contar costos de indemnizaciones potenciales por incumplimiento de contratos, pues éstos se determinarán por los tribunales tras la presentación de controversias judiciales y arbitrajes internacionales.

Para las empresas de energías renovables en México, la iniciativa de reforma eléctrica de AMLO es la más devastadora para el país por sus posibles impactos a la economía. “Es la más destructiva de todos los intentos del gobierno en el sector eléctrico desde hace más de un año, pero no sólo por su impacto en el sector, sino por sus consecuencias para la economía de México”, advirtió Julio Valle, vocero de la Asociación Mexicana de Energía Solar (Asolmex) y la Asociación Mexicana de Energías Renovables (AMDEE). Paolo Salerno, especialista en energía, advirtió: “En el caso de que decidan realmente borrar todo, entonces se dispararían las demandas contra el Estado para recuperar las inversiones por ser una violación retroactiva de los derechos adquiridos y en materia de inversión extranjera, y al final, el Estado tendría que pagar”.

La economista Valeria Moy, consideró negativa la contra reforma energética del presidente López Obrador. “Vamos a ver cómo funciona y cómo opera el PRI, pero no me extrañaría –se unieran en la aprobación-. No quiero que eso suceda porque es una reforma muy dañina para la competitividad del país, aunque suene trillado: un país que no tiene energía eléctrica buena (calidad de buen voltaje), bonita (que venga de buenas fuentes) y barata (sobre todo en regiones como la frontera y el sur), simplemente se va a quedar más rezagado frente a otros”. Por lo visto el objetivo es no ver “la luz al final del túnel”, sino seguir en ese “avance que se obtiene a través del rezago y la marginación de la población en una ilusión”, tal y como lo mencionó frente al primer mandatario el futbolista gobernador de Morelos, “El Cuauh”, de quien se asegura ha progresado tanto que es dueño de su propio cartel.

  • — –

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.

(8 , 8)