• Ni en los mejores tiempos del PRI un gobernante había emprendido desde la presidencia de la República una cacería en contra de sus opositores, violando el Pacto Federal al grado de quitar recursos de manera arbitraria a partidos opositores; lo que los morenistas criticaron desde la izquierda ahora lo permiten: un presidente absolutista y todopoderoso cuyas decisiones no se discuten y se acatan sin chistar

Redacción MX Político.- Desde la década de los 60 del siglo pasado, el PAN comenzó a ganar importantes capitales estatales como Hermosillo y Mérida, en el caso específico de ésta última, surgió un prospecto para el gobierno del estado con Víctor Correa Rachó, a quien le cayó encima el aparato del PRI nacional y todos los instrumentos -aplastantes- de que disponía.

Con todo, las instituciones federales no sabotearon —en algunos casos, en forma “leve”— a los alcaldes opositores. Con algunos asegunes, se guardaban formas.

Por ejemplo, Ernesto Ruffo, en Ensenada, y el doctor Salvador Nava Martínez, en San Luis Potosí capital del estado, padecieron el ataque frontal de los respectivos gobernadores, pero la habilidad política de ambos les permitió aprovechar ese ataque para provecho político y Ruffo ganó la gubernatura de Baja California.

Con el triunfo de Fox se formó la Conago —en los hechos, ya desaparecida— grupo de presión contra la Presidencia de la República, con éxito notable: Nunca antes, ni después, los gobernadores tuvieron tanto dinero y nunca antes fueron tan impunes.

La situación ahora dio un vuelco: el gobierno federal funciona como un grupo faccioso que ha roto todo principio republicano y quita impunemente recursos a los estados de la oposición y beneficia a los propios.

Se vale de armas políticas por medio de la UIF, la FGR y otras instituciones para doblar a los gobernadores.

No hay ahora competencia política normal, sino una presidencia todopoderosa que ataca con todo descaro a la oposición, como nunca antes, ni en tiempos de Miguel Alemán, se hizo.

La presidencia es un nido de rudos activistas políticos a los que no los frena nada, ni la ley, ni mucho menos, la decencia política, porque tienen garantía de impunidad.

Así las cosas, se puede entender la posición de algunos grupos políticos. Todo indica que apelan a la civilidad, de la que no existe ni rastro en ninguna parte del país y claro que tampoco en Hidalgo.

Abraham Mendoza Zenteno se dispone ya a desarrollar un plan de ataque contra el gobernador y contra toda forma de oposición a la 4T. ¿Sumarse a la 4T sería una forma de “judo” político? No estaría seguro de eso.

Parece evidente que un grupo político pretende un plan extremadamente riesgoso: crear un interés común de negociar con ventaja, participaciones y programas para centenas de comunidades

Pero hoy, Mendoza Zenteno suda una actitud prepotente y agresiva, que demuestra su talante: “Que me vengan a buscar y a ver si tengo tiempo”.

Hoy, morena gobierna 17 estados de la República; próximamente estarán en disputa seis gubernaturas y eso tiene muy ansioso a López Obrador, sin duda que él buscará con todo su poder ganar seis de seis, cueste lo que cueste, pase por encima de quien tenga que pasar y así, contar con una mayoría republicana, 23 estados, una mayoría simple en el Congreso y 62 senadores guindas. Más lo que se le sumen.

Hoy, la oposición multicolor, deberá tejer fino, planear el cómo sumar sin caer en una división, pero resulta que el tiempo se acaba y los apetitos políticos están en su máxima expresión. Hoy, en aras del interés político-electoral sedicioso, Don López consuma el encargo de su pasado: destruir, por venganza, a quien le cerró el paso y actuó en contra de él.

Así las cosas, las pillerías de personajes políticos de todos los colores y sus familiares salen a la luz ¿venganza o justicia? Moralejas monstruosas

Como dijera Shakespeare: “Las venganzas políticas desde el poder son la suma de perversidad diabólica”.

Por Antonio Ortigoza Vázquez / @ortigoza2010

  • — –

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.

(10 , 10)