Redacción MXPolítico.- Híper sensible e incluso desesperada como está la oposición partidista-empresarial y su líder el magnate Claudio X. González Guajardo, quien se travistió de izquierda (https://www.jornada.com.mx/2021/11/23/cartones/1), era más que previsible que reaccionaran enseguida y en crítica frontal al acuerdo publicado en el Diario Oficial de la Federación por el que el presidente Andrés Manuel declara “de interés público y de seguridad nacional” la realización de obras que se consideren prioritarias y/o estratégicas para el desarrollo nacional.

Subraya la publicación en el DOF que las dependencias y entidades de la administración pública federal tendrán un máximo de cinco días hábiles para emitir la autorización provisional, a partir de la presentación correspondiente; transcurrido el plazo sin que se emita dicha autorización expresa, se considerará resuelta en sentido positivo.

El acuerdo que no es sinónimo de decreto, salvo la voz de los expertos de verdad porque abundan los travestidos, se trata de la realización de obras a cargo del gobierno federal y asociadas a infraestructura en los rubros de comunicaciones, telecomunicaciones, aduaneros, fronterizo, hidráulico, hídrico, medio ambiente, turístico, salud, vías férreas, ferrocarriles en todas sus modalidades, energético, puertos, aeropuertos y aquellos que por su objeto, características, naturaleza, complejidad y magnitud sean relevantes para el desarrollo nacional.

En el acuerdo se subraya que la autorización provisional tendrá una vigencia de 12 meses contados a partir de su emisión, lapso en el que se deberá obtener, conforme a las disposiciones aplicables, la autorización definitiva.

De inmediato el Instituto de la Transparencia –el mismo que declaró como reservados por un década los contratos con la trasnacional Odebrecht, entre muchos otros–, comentócratas, legisladores, el diario Reforma (“boletín del conservadurismo”, según Obrador), estimaron que el acuerdo al que indistintamente llamaron decreto, implica serios riesgos e incluso graves limitaciones al derecho a la información, promueve la opacidad y obstruye la rendición de cuentas. Para Carmen Aristegui, con la voz engolada, es “inadmisible” el acuerdo presidencial; y para el exministro Ramón Cosío, abogado de Mexicanos contra (¿o a favor?) la Corrupción y analista de Aristegui en Vivo, es “anticonstitucional”. La siempre muy bufonesca Xóchitl Gálvez alertó contra la “dictadura”.

Ante la ola de reacciones adversas y otras francamente disparatadas como la de la senadora dizque exmilitante de la Liga Obrera Marxista, López Obrador aclaró que se trata “de un acuerdo interno” con el que se busca continuar con la ruta encaminada a impulsar y consolidar los proyectos que nos llevarán como nación a lograr el crecimiento económico y, con ello, lograr el bienestar social.

El acuerdo que declara de interés público y seguridad nacional proyectos como el Tren Maya y la refinería Olmeca, entre otros, “es sólo para agilizar trámites”. Y no dejó el menor margen para la duda: “Estamos obligados a rendir cuentas”.

Lo que no se entiende muy bien son las razones que obligaron al titular del Ejecutivo a que “un acuerdo interno”, como lo llamó, sea preciso publicarlo en el Diario Oficial de la Federación, cuando era de esperarse una reacción en cadena porque las oposiciones partidistas, empresariales y mediáticas no localizan todavía, no encuentran los temas que les permitan emerger como alternativa viable a la 4T, y menos después del éxito extraordinario cosechado durante la comparecencia ante el Consejo de Seguridad de la ONU y la Cumbre de Líderes de Norteamérica.

¿Para qué darles municiones, gasolina y cerillos a los pirómanos, a los rijosos?

Acuse de recibo

A la mitad del camino casi sexenal –menos tres meses– del gobierno del presidente López Obrador, son evidentes y para bien de las audiencias los cambios operados en el Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano, bajo la conducción de Jenaro Villamil. Sin embargo, en materia de televisión es una constante la repetición hasta la náusea (ad nauseam) de las mismas películas en Canal 14 (de televisión abierta), el mismo conductor los domingos a las 22 horas en distintos programas de los canales 11 y 22, así como el mismo entrevistado a lo largo de una semana en tres programas distintos en el 11, 14 y 22… Una exclusiva de Polemón, portal cofundado por el periodista y dramaturgo Jaime Avilés, ya fallecido: “El oscuro financiamiento de Cabeza de Vaca a Latinus” –aparte está el documentado por Once Noticias, proveniente de Silvano Aureoles como gobernador de Michoacán: https://polemon.mx/el-oscuro-financiamiento-de-cabeza-de-vaca-a-latinus-pdf-descargable/?utm_source=Notification&utm_medium=NotificacionPolemon&utm_campaign=PMLN (…) A la periodista Teresa Gil le pareció “muy buena” la imitación de Mario Moreno (Cantinflas) a cargo de Margarita Zavala Gómez del Campo, en la Cámara d Diputados.

http://www.forumenlinea.com/  https://www.facebook.com/forumenlinea  forum@forumenlinea.com  Twitter@IbarraAguirreEd

_

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.

(10 , 10)