Redacción MXPolítico.-Nunca me he topado con un buen cristiano, de esos de los que da cuenta el Nuevo Testamento, de los que se espera que compartan sin retribución alguna. ¡Vamos!, el buen samaritano no existe, porque la condición humana siempre exige pago por los servicios o bienes proporcionados.
    
No veo a Carlos Slim en la subasta de sus bienes para distribuir el dinero entre los pobres y aspirar al reino de Dios. ¿Cuál es el trueque, el intercambio de favores, entre los señores Slim Helú y López Obrador? Sólo ellos lo saben, pero como el presidente de los mexicanos no va a pagar con billetes propios, sino con los del erario, los que vamos a ponernos de pechito somos los contribuyentes.
    
¿Qué porcentaje de los recursos necesarios para los medicamentos de los niños con cáncer, de los diabéticos, hipertensos o con diversas condiciones cardio vasculares, o las vacunas del cuadro básica, aplicadas mal y tarde, se hunden en los pantanos de Dos Bocas, se deslizan en los rieles del tren maya, se pierden en sembrando vida o las becas de los ninis, porque a los fifís no les entregan las tarjetas de débito?
    
La nota informativa en medios cibernéticos e impresos es puntual. El encabezado advierte: López Obrador confirma que Slim pagará por la reconstrucción de la Línea 12 y pide no buscar culpables tras la tragedia.
    
El inicio del texto indica: “Después de reunirse dos veces en una semana, el presidente declara que cree en la palabra del hombre más rico de México de que la obra colapsada estuvo bien construida”.
    
Debe quedarnos la certeza de que en esta parte de la conversación Claudia Sheinbaum debió hacer mutis, y si en el futuro el sol brilla para ella, Andrés Manuel le compartirá esa parte de los secretos del poder que únicamente se obsequian al sucesor, aunque después les ocurra lo que a Julio César le sucedió con Brutus. Imposible saber dónde están los verdaderos afectos y las traiciones necesarias.
    
Carlos Slim no se convertirá en vegano por servir a los intereses políticos de Andrés Manuel. Sus servicios al control de daños por el derrumbe de la Línea Dorada y el torpedo a la línea de flotación del combate a la corrupción y la impunidad, serán cobrados en especie e irán más allá de la legalidad. Es parte de la manera de oficiar el poder en este México nuestro, donde los nuevos Científicos redactan, ya, la secuencia lógica de esta 4T integradora del poder personal, faccioso y con tintes dictatoriales.
    
Y sí, acaricia el poder, como lo reiteró en su último informe parcial del 1° de julio reciente. 74 por ciento de los mexicanos votarían, en la consulta, por su permanencia en los aposentos de Palacio, para que pueda continuar sentado en la silla del águila, apoyado por la amistosa complicidad de su contlapache Carlos Slim Helú.

Autor: Gregorio Ortega Molina

Contacto: www.gregorioortega.blog                                        @OrtegaGregorio


Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.

(5 , 5)