Redacción MX Político.- Una cosa es hacer política, conocer sus secretos y aplicar sus rutas y otra muy diferente es romper inercias, imponer y rediseñar con abusos.

Sabemos que el interés de AMLO es incentivar cambios para lograr prorrogar el mandato. No es interpretación, él ha dejado constancia en sus movimientos y actitudes. Ahora parece perverso el que aparente una disposición a iniciar una carrera hacia la presidencia entre sus consentidos a casi tres años de distancia.

Esto es nuevo porque es el mismo presidente quien abrió la puerta a las especulaciones y ambiciones dando y soltando nombres. Hoy por hoy dos de sus preferidos están en conflicto y serio.

Marcelo Ebrard y Claudia Sheinbaum afilaron garras luego del colapso del Metro. Se dieron con todo y filtraron a los medios datos para dar certeros golpes. Por ello no resulta extraño que Sheinbaum optara por cambios en su equipo y promover a Marti Batres, personaje que en los últimos meses se ha enfrentado a Marcelo y en respuesta y de manera pública el canciller le ha desafiado a que sea congruente si forma parte del gobierno y si no es así que se retire.

Esto viene a caer en provocaciones que no sòlo dañaran la imagen del oponente sino que determinará fracturas en Morena. Por ello, Mario Delgado, cercano a Ebrard, como presidente del partido ya anticipó que el candidato será definido a través de una consulta.

AMLO aventó a otros tres personajes a la lucha: Juan Ramón de la Fuente, Rocio Nahle y Tatiana Clouthier. Sin embargo y a pesar de que intencionalmente AMLO no menciona a Ricardo Monreal, queda la idea de que mientras los mencionados se destruyen mediáticamente existe la posibilidad de un “tapado” al que AMLO, con una fuerte dosis de perversidad, está protegiendo.

Hoy el presidente no está midiendo el talento, la capacidad o popularidad de “sus” candidatos” sino que los subió a un ring para que ellos mismos se eliminen. AMLO sabe y bien que todos guardan historias negras en su biografía política y eso no se está cuidando.

AMLO destapó la cloaca. Lo cierto es que el “tapado” bien podría ser el mismo tabasqueño afanándose en modificaciones constitucionales y con la complicidad de Arturo Zaldivar quedarse unos tres años más en Palacio. Será?

Por: Carlos Ramos Padilla
Conductor del programa Va En Serio mexiquense tv canal 34.2

(9 , 9)