Redacción MX Político.- La autonomía, los exámenes de admisión, las actividades de los estudiantes y catedráticos de la Facultad de Medicina han sido factores de ataques constantes y agrios del presidente a la UNAM.

Ahora la decisión de dejar fuera a la Casa de Estudios del Consejo Asesor Externo del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, es atentatoria, insultante e incomprensible. Arrebatarle el asiento al Rector Enrique Graue es ofensivo y más aún cuando AMLO ha tomado tiempo de la nación para declarar que la Máxima Casa de Estudios se ha “derechizado” y corresponde a gobiernos retrogradas del pasado.

No hay duda alguna de la valentía e integridad con que Graue ha defendido a la UNAM y esto ha irritado al tabasqueño y más aún cuando en octubre con motivo del 75 aniversario del instituto Nacional de Nutrición el Rector se pronunció porque no se atentará y recortará el presupuesto de esa institución y de todo el sector Salud. “Todos esperamos que este presupuesto sea aprobado y, con ello, que las carencias de insumos y medicamentos desaparezcan, y se fortalezca la confianza y la eficiencia de todo el sector salud”.

Durante los años de pandemia por el COVID la Universidad y el propio Instituto Salvador Zubirán se sumaron a las voces críticas sobre las políticas públicas aplicadas por la Secretaría de Salud, con la ausencia del secretario Jorge Alcocer y la torpeza y frivolidad del subsecretario Hugo López-Gatell. Hay que destacar que por vez primera en la historia del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán,, la Universidad Nacional Autónoma de México está expulsada del Consejo Asesor Externo, y su lugar será ocupado por el Instituto Politécnico Nacional bajo tutela de la SEP.

No se ha dado una explicación contundente, cierta y concreta y más aún cuando la existencia del Instituto no podría explicarse sin el apoyo de nuestra Alma Mater. El Consejo Asesor Externo que deja la UNAM tiene el objetivo de asesorar al Director General del Instituto Salvador Zubirán en asuntos científicos, además de tener acceso a la información sobre los temas y desarrollo de las investigaciones que se realizan en su interior.

La UNAM se integraba a este consejo como representante del sector educativo otro de los rubros fracturados en esta administración bajo la titularidad de Delfina Gomez y la nueva iniciativa de instrucción pública que se convierte en proceso de adoctrinamiento en favor de la llamada “cuarta transformación”. a la cual la resistencia social y académica para su aprobación ha sido manifiesta.

Por ello también incomoda la autonomía universitaria. Por cierto la UNAM ha sido recientemente revalorada en el extranjero por su alta calidad educativa y excelencia académica. Honra a Mexico, pero molesta a sus gobernantes.

Por: Carlos Ramos Padilla / @cramospadilla
Conductor del programa VaEnSerio mexiquensetv canal 34.2 izzi 135

  • — –

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.

(12 , 3)