Redacción MX Político.- Horas después de iniciado el III Congreso Nacional de Morena, organización con 7 años de vida, surgió la propuesta: no será etiquetado como un instituto de izquierda y será ¡refundado!

El término refundar tiene varias acepciones, Por ejemplo: fundar es construir, constituir, establecer o instituir alguna cosa. Lo que se hace con la refundación es modificar la esencia o los pilares de aquello que había sido fundado.

¿Morena perdió su esencia?

Los expertos en lingüística establecen:

“Un grupo de jóvenes reclamó la refundación del partido, disconforme con las autoridades que se mantienen en sus puestos desde hace más de veinte años”,

“El presidente brasileño pidió la refundación del Mercosur al considerar que el bloque no está cumpliendo con sus objetivos”

“La refundación del equipo debe comenzar con un fuerte trabajo en las divisiones formativas”.

¿A cuál de los ejemplos está siguiendo la dirigencia de Morena?

Si alguien menciona la refundación del PAN, hay razón para entenderlo. Su marcha alcanzó el cenit al obtener la Presidencia de la República y desde entonces es, ciertamente, una fuerza política con importancia y fuerza, pero no pasa a mayores.

Hablar del PRI tendría sentido en proponer y llevar a cabo la refundación porque no solo perdió la esencia sino hasta el modo de andar. Ideológicamente no es un partido revolucionario. No desde hace una década. Políticamente ya no muestra una razón de existir bajo sus actuales términos.

El PRD se adelantó a principio de año y modificó su esquema parta presentarse como una opción socialdemócrata con un defecto evidente: llega tarde a la definición.

Refundarse es volver a fundarse para encontrar el camino que conduzca a los principios originarios que dieron vida a tal o cual partido.

No queda claro refundarse cuando se está en la cúspide.

Si bien es cierto los logros alcanzados rebasaron todas las expectativas de su creador, a quien se acercaron verdaderos creyentes y practicantes de las izquierdas, algunos tradicionales y otros moderados y con visión de futuro, también lo es que el proyecto original se cumplió al alcanzar la Presidencia de la República y desde el Poder Ejecutivo Federal obtener control casi total de los otros dos Poderes de la Unión.

Sorprende escuchar la discusión entre los 2 mil 800 congresistas que participaron en la sesión inicial y observar el choque no solamente generacional sino en el ángulo meramente pragmático. Para quienes se formaron en los partidos clandestinos, primero, y actuantes después, trazar una nueva línea sin definición político-ideológica propia sino una adecuada no a los tiempos globales sino los del mundo diseñado por Andrés Manuel López, hay rasgos preocupantes como el de que nadie tiene derecho a pensar diferente y menos no entender la sabiduría de quien es el guía para tomar el control de toda la nación y avanzar en el Hemisferio.

Admitir, sin cortapisa alguna, que Morena tiene el sello de una izquierda marxista-leninista con toques maoístas y trotskistas sin cargarse a la socialdemocracia, no es desdoro de sus militantes o simpatizantes. Así conocieron el movimiento y así lo aceptaron e incluso se convirtieron. La meta era gobernar el país. Y lo consiguieron en un lapso no registrado en la historia de naciones democráticas. Bastaron 4 años a partir de obtener el registro como partido nacional para rebasar a todos los existentes.

¿Por qué redundarlo en plena fiesta de éxitos?

Se refunda lo que ya está rebasado. Lo que no funciona. Lo que dejó de servir.

¿Acaso Morena bajo sus actuales estructuras, carece de condiciones para seguir la línea de la victoria?

Al cierre de esta entrega, a las 21 horas, no conocíamos el resultado de la discusión y por tanto será hoy cuando sepamos si ya no es de izquierda y ahora en dónde se acomoda y si se refundó bajo nuevos y desconocidos principios ante la claudicación de los originales.

¿Se debe refundar lo nuevo o lo viejo?

Tarea inconclusa.

E-mail:jesusmichelmp@hotmail.com, Twitter: @misionpolitica, Facebook: misionpolitica y en Misión, Periodismo sin Regaños martes y jueves de 16 a 17 horas por RADIO CAÑÓN en el 760 de AM.

  • — –

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.

(10 , 10)