Redacción MX Político.- Es una orden que surgió en las redacciones de los periódicos diarios, cuando había una noticia importante y ya había comenzado el tiro para entregar a los voceadores en hora adecuada.

Ahora se debe utilizar.

Y no crea que se trata de suspender la marcha de la venganza.

Tampoco que el huésped temporal de Palacio Nacional irá a Perú, porque a su homólogo, Pedro Castillo, lo amarró el Congreso y le impidió venir a México para recibir la estafeta de presidente pro témpore de la Alianza del Pacífico.

Menos se trata de cancelar la reforma electoral o firmar un acuerdo entre Morena y el PRI, es decir, entre los presidentes, uno de la República y el otro del moribundo partido político que alguna vez mereció reconocimiento por su verticalidad de ideas y acciones.

No se trata de anunciar la captura de los Chapitos y por supuesto, de El Mencho, jefe de la mafia del crimen organizado.

Si usted supone que se detendrá la rotativa para insertar el relevo del general secretario por la acumulación de poder que le ha dado el Comandante Supremo, se equivoca. Claro que el hecho ameritaría parar las prensas.

A lo mejor se le ocurrió que al presidente le entregarían el Premio Nobel de la paz, por su propuesta presentada en la ONU o por la forma de pacificar el país. No, tampoco es eso.

Quizá sospeche que ya se hizo oficial la “designación” por “encuesta” de la candidata o candidato de Morena para las elecciones rumbo a la Presidencia de la República y la información salió de madrugada. Créame, no se ordena suspender el tiro.

Si cree que por la inauguración del Tren Maya o la refinería Olmeca se cambiará la nota principal del diario, le diré que ninguna de las dos merecería el esfuerzo nocturno.

Claro, si descarrila y mueren personas ya sea por sabotaje o accidente, por respeto a los fallecidos se escucharía el grito en los talleres.

Lo mismo ocurriría si la Olmeca se incendia, el edificio de Pemex se derrumba o hay un terremoto a las 4 de la mañana.

Son casos extremos, por supuesto.

El caso que hoy me ocupa es de índole sentimental.

Con 60 años de edad, la preferida del profesor, la corcholata, aquí sí respetando el género, que todos los días sabe interpretar las palabras de su jefe, hizo el anuncio que la hace feliz.

No, tampoco crea que ya ganó las elecciones y será la primera presidenta de México en sus 212 años de independencia.

No se trata de algo más profundo y real, aunque también requirió del sueño por lograrlo.

Sí, es el anuncio de que doña Claudia Sheinbaum se casará por segunda ocasión.

Eso es tener visión.

Porque no se vería nada bien que viviera en Palacio Nacional con el príncipe consorte, el que siempre va atrás de la reina y tiene que agachar la cabeza al pasar su altísima.

De verdad que vivimos en un mundo bizarro.

Bueno, eso es la cuatroté.

E-mail: jesusmichelmp@hotmail.comojesusmichelnarvaez266@gmail.com, Twitter: @misionpolitica, Facebook: Jesus Michel y en Misión, Periodismo sin Regaños martes y jueves de 16 a 17 horas en Radio Cañón, por el 760 de amplitud modulada.

(11 , 11)