Redacción MX Político.- Cuando faltan 13 días para que se cumpla el plazo de entregar las firmas ciudadanas a fin de que el Instituto Nacional Electoral las coteje contra la Lista Nacional y pueda lanzar la convocatoria para la Revocación de Mandato, brigadas de Morena, disfrazadas bajo el mando de una organización civil denominada “Que siga la democracia”, entregaron el segundo paquete con otro millón de autógrafos.

Hace 4 días, es decir el pasado 9, llevó la primera recolección por un millón 68 mil papeletas con apoyos para realizar el ejercicio democrático.

Los integrantes de la supuesta organización civil, llegaron a la oficialía de partes del INE luciendo sus playeras, sudaderas y chamarras con el logotipo de Morena. No hay duda: es el partido oficialista el que hace la trampa con la intención de responsabilizar al órgano electoral de no querer realizar la Revocación de Mandato.

Sí, la trampa. Morena no tiene la estructura territorial con la que pueda levantar ese número de firmas. La tiene la Secretaría de Bienestar. Si está utilizando el padrón de beneficiarios de los programas sociales, es ilegal. Si lo que entregan resulta información falsa, es doblemente ilegal.

El INE tiene hasta el 31 de enero para cotejar y contar las papeletas que se entregaron. Se antoja apresurado asegurar que los morenistas no cumplan la meta de los 2.8 millones de firmas, como de igual forma se podría anticipar que habrá muchos cachirules.

El trabajo consistirá en revisar tanto los apoyos ingresados por la app celular, como en papel, a fin de descartar duplicados entre distintos promoventes y auxiliares, detectar las credenciales falsas e inexistentes y validar aquellos respaldos ciudadanos que cumplan con todas las características legales necesarias.

Encontrará Gete muerta. Ciudadanos que cambiaron de domicilio. Personas que perdieron la credencial y no la renovaron. Y, por supuesto, aquellas que perdieron sus derechos políticos por estar sometidos a procesos penales.

La trampa es triple: si el INE desecha determinado número de autógrafos -que ocurrirá inevitablemente-, la posibilidad de que no jute el número exigido por la Constitución, no se alcanzará; si la recolección realizada a través de la Aplicación no corresponde a ciudadanos registrados, el esfuerzo será nulo. Y el colofón: no se cumplió el requisito por lo que el organismo tendrá que negar la realización.

Entones la respuesta del presidente de la República y del partido oficialista acompañado de sus satélites, acusarán al INE de haber negado la democracia participativa.

Los diputados del gobierno -no se les puede llamar de otra manera y no es asunto exclusivo de los actuales- iniciarán los trámites para someter a juicio político a los consejeros electorales. Dos son los blancos y usted ya sabe quiénes son.

No importará que el INE no cuente con recursos para realizar la Revocación de Mandato ni tampoco que se aplique el criterio jurídico de que nadie está obligado a hacer lo imposible.

Es una lástima que el gobierno federal haya corrompido este ejercicio. Tenía forma y fondo y habría podido sentar el precedente que relevara a los a los malos gobernantes.

Por eso existe la oración: el que hace la ley, hace la trampa.

¿Y si los brigadistas de Morena no alcanzan el número de firmas reales, legales?

La historia será la misma: el INE no quiere la democracia participativa.

E-mail: jesusmichel11@hotmail.com, Twitter: @misionpolitica, Facebook: Jesus Michel y en Misión, Periodismo sin Regaños martes y jueves de 16 a 17 horas por el 760 de Amplitud Modulada

  • — –

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.

(22 , 1)