Redacción MX Político._

Todos caímos en el juego de Andrés Manuel López Obrador.

Todos estamos entretenidos en la adelantada sucesión presidencial.

Para empezar, las corcholatas, como él motejó a los ya destapados suspirantes.

Y, claro, quienes van a favor de uno o de la otra.

Los problemas de hoy, sin solución, quedan así en segundo plano.

La inseguridad, no importa. Abrazos más, abrazos menos, matazones aquí, matazones allá, lo que interesa es placear por los estados a su favorita Claudia Sheinbaum.

La economía nacional tanto como la popular están valiendo madres, pero lo que debe destacarse es la participación de Marcelo Ebrard en el concierto de las naciones.

Crecen las denuncias de corrupción en prácticamente todas las áreas gubernamentales e, incluso, las relacionadas con la familia presidencial y el objetivo no es atenderlas y combatirlas, sino golpetear a Ricardo Monreal.

Y así, ni primero los pobres…

… ni honestidad valiente.

Todo gira en torno a la próxima elección.

Sheinbaum, Ebrard, Monreal

Jugando y jugando, se observa como a López Obrador no le interesan ni el país ni sus habitantes.

Que lo único que merece su atención, reitero, es la siguiente elección.

Que dizque para que su proyecto (¿cuál) perviva.

Y que jugando, jugando, la “científica” señora Sheinbaum sólo está en aquello que le interesa a López Obrador: la siguiente elección, but of courseRepartir dinero público entre sus posibles votantes y no repavimentar las avenidas a su cargo. Alentar y tolerar las “mordidas” que exigen policías y agentes de tránsito, para su alcancía electoral. Y bloquear en todos sentidos a los alcaldes de la oposición a Morena, perjudicando a los habitantes de la mitad de la ciudad, los que ni de chiste votarían a su favor.

Jugando, jugando, el señor Ebrard trota por el globo terráqueo. Ya comprando tráileres, consiguiendo vacunas, pronunciando discursos en foros multilaterales, haciendo “grilla” con la colocación de representantes diplomáticos del gobierno en plazas que a él le interesan… disimulando en todos lados su responsabilidad en el accidente de la Línea 12 del Metro y, lo peor, forzando photo ops con dignatarios extranjeros a quienes corretea y hasta jala del saco. Todo para alimentar un protagonismo baladí.

Y jugando, jugando, el señor Monreal ha sacado adelante toooodas las iniciativas legislativas de AMLO. Ha soportado las grillas de quienes lo inculpan de las derrotas electorales de Morena, guardando silencio sobre como fue Ebrard quien puso las piedras en el camino de Sheinbaum, con la ayuda de Rosa Icela Rodríguez y el recién fallecido Rodrigo de la Riva. Y a diferencia de los dos suspirantes precedentes ha dicho abiertamente que sí, que él va por La Grande y que no le place el ya muy desgastado método de selección de candidatos que emplea el partido en el poder.

Todos caímos en el juego distractor.

Las corcholatas, para empezar.

¿No cree usted?

Indicios

Una pipa del monopolio gasero denominado Gas Tomza, propiedad de Tomas Zaragoza Fuentes, probable causante de la explosión de la madrugada del domingo en Puebla, por una extendida práctica de ese grupo de extraer el combustible directamente de los ductos de Pemex. Una horadación, una manguera, una chispa y ¡booom! se acaba el negocio, dejando una estela de destrucción, heridos y muertes. Los Zaragoza, mientras tanto, muy campantes. * * * Derrotado de antemano, el dirigente en turno del PAN ha dicho apenas que, de las seis gubernaturas que se disputarán el próximo año, Acción Nacional sólo tiene esperanzas de ganar la de Aguascalientes. Marko Cortés compartió el pronóstico con militantes panistas en Aguascalientes, a quienes apremió a conservar la unidad para no dejar ir la plaza. * * * El gran fiasco que aún es “la cárcel en libertad” de Emilio Lozoya Austin tendrá hoy un nuevo capítulo cuando el indiciado presente a la Fiscalía General de la República las pruebas que sustenten sus acusaciones en contra de Enrique Peña Nieto, Luis Videgaray, et al… luego de que la propia FGR le negase ¡ooootra prórroga! para hacerlo. Ya veremos * * * Y por hoy es todo. Que esta siga siendo una gran semana y, como siempre, que usted tenga ¡buenas gracias y muchos, muchos días!

_

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.

(9 , 1)