Redacción MX Político.- LOS TRIUNFOS NO SON DE MORENA, SON DE SU FUNDADOR Y LÍDER

Redacción MX Político.- Si tres morenistas no coinciden en criterio y no armonizan para tomar una trascendental decisión, tres mil reunidos para “elegir” a su candidato presidencial, seguramente que se enfrascarán en una batalla nunca vista y al final, como siempre el Número Uno decidirá quién es la persona que podría sustituirlo en 2024.

Bastaron cuarenta y ocho horas para que en todo el País se “descubriera” que el Movimiento de Regeneración Nacional, con su llamada cuarta transformación y registrado como partido político con las siglas MORENA, presentó, como partido plítico, una cadena de irregularidades, elementales, básicas, de primaria.

Lo que vivieron los morenistas en sus reuniones estatales para nombrar a los consejeros al congreso nacional que celebrarán los días 17 y 18 de septiembre próximo, es una muestra de la incapacidad de manejo político, la falta de experiencia en organización interna y la nula facultad conciliatoria.

El fundador y dueño de Morena minimizó lo sucedido sábado y domingo cuando, dijo, que acudieron 2.5 millones de mexicanos a votar. El colimense que trabaja como presidente de Morena aseguró que “tres millones de ciudadanos participaron en una jornada cívica, pacífica y ejemplar”. Es considerable la diferencia de cifras. ¿Cuál es la buena?

De acuerdo con las versiones periodísticas y lo que se subió a las redes sociales, hubo enfrentamientos físicos entre mujeres y hombres, quemaron papelería, destruyeron urnas y mobiliario, golpearon con bats de beisbolista. Hubo los acarreos de “voluntarios” que recibieron papelitos con los nombres de las personas por las que deberían de votar.

FDN, PRD Y MORENA, LO MISMO

MORENA tuvo un abuelo y un padre que terminaron su vida en corto tiempo. Tuvieron dos mandos con experiencia, avezados en organizar grupos para intervenir en política. Ambos triunfaron. Porfirio Muñoz Ledo y Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano triunfaron y en esos días cobijaron al también exPRIista, como ellos, y ahora el tabasqueño despacha como Presidente de la República, sin ellos.

En 1988 ganó el candidato presidencial del Frente Democrático Nacional, “cuando se cayó el sistema”, pero no defendieron el triunfo. Transformado el Frente, en mayo de 1989, en Partido de la Revolución Democrática seis años después desplazó del Distrito Federal al PRI. Desde entonces el gobierno y las legislaturas federal y local del Distrito Federal quedaron bajo el control del PRD y en este sexenio, lo tiene Morena. El ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, tuvo mayoría de votos en las urnas y fue el primer Jefe de Gobierno, electo.

Los políticos-políticos perdieron su fuerza en el sexenio de Miguel de la Madrid Hurtado. A finales del gobierno de José López Portillo principió el movimiento tecnócrata que floreció con los presidentes carlos salinas de gortari y Ernesto Zedillo Ponce de León. Se abandonaba el principio del nacionalismo revolucionario e imperó el neoliberalismo, consistente en la privatización de las empresas paraestatales, el despido masivo de trabajadores del Estado, recorte del presupuesto público (salud y educación, principalmente) y la implantación de topes salariales. Parece que hoy, hay algo de eso en cuanto a despidos masivos, recortes y topes salariales.

Eso provocó la disidencia dentro del PRI y fueron Porfirio y Cuauhtémoc con personajes, como Rodolfo González Guevara, Gonzalo Martínez Corbalá y otros de esa época (1986), los inconformes con el desplazamiento. Surgió la Corriente Democratizadora y todo terminó, en 1987, con la expulsión de Muñoz Ledo y de Cárdenas Solórzano. Los dos conjuntaron a los grupos de izquierda en el Frente Democrático Nacional, FDN, que fue la base para fundar el PRD con “12 Tribus” que habrían de disputarse el poder político y económico.

Porfirio dejó el PRD en 1999 para ser candidato presidencial apoyado por el Partido Auténtico de la Revolución Democrática y Cuauhtémoc decidió salirse en 2014. Aspirantes al máximo cargo, sin lograrlo. El michoacano por adopción, tres veces candidateado.

El 5 de mayo de 1989 aparece el PRD y no tardó en constituirse como una verdadera fuerza de oposición, pero la ambición interna lo acabó. Las renuncias lo debilitaron y el partido del Sol Azteca cambió cuando el tabasqueño le da vida a su Movimiento de Regeneración Nacional y en 2014 obtiene en el INE el registro oficial como MORENA.

Pues bien. La presencia del Frente Democrática Nacional fue breve y tiene una plena justificación, pues era un órgano de transición. Al entrar a la lucha política el Partido de la Revolución Democrática, sorprendió a medio México. Tuvo una fuerza incontenible, reflejo de la experiencia de la pareja atómica. Porfirio y Cuauhtémoc, Cuauhtémoc y Porfirio. Ganaron gubernaturas, senadurías, diputaciones federales, Congresos Locales, presidencias municipales.

Ah, pero la felicidad no duró lo suficiente. Los padres de la criatura dejaron sus espacios. Se enfrió el calor romántico. En 2012 el tercer presidente nacional del PRD anunció su salida, en la Plaza de la Constitución, para dedicar su tiempo al partido que él fundó y que lo apoyó para ser Presidente de la República. Dejó al PRD porque las dirigencias de las 12 tribus no lo dejaron ser el único mandamás.

Los perredistas se dispersaron. Jesús Ortega Martínez y Jesús Zambrano Grijalva junto con Guadalupe Acosta Naranjo, de hecho lo acabaron políticamente hasta dejarlo convertido en un partido que pasó a ser y es parte de una trialianza, con PRI y PAN.

El tabasqueño no se dobló, anduvo de un lado para otro hasta que organizó su Movimiento de Regeneración Nacional y el cerebro lo iluminó para denominarlo MORENA. Piensen, estimados visitantes de este diario digital, ¿por qué esas siglas? Las dos veces que fue postulado candidato presidencial del PRD (2006 y 20112) perdió.

SE AUTODESTRUYEN LOS MORENISTAS

Desde el comienzo como partido político MORENA tuvo, tiene y tendrá, un solo capitán, un solo mando. La primera, la segunda, la tercera palabras y hasta la última para decidir los caminos a recorrer, la ha dicho, la dice y la dirá el fundador y líder que, sin dejar de hacer campaña, en la tercera postulación logró que su sueño se convirtiera en realidad: ganó arrolladoramente en las urnas, la Presidencia de México.

MORENA por unanimidad de los consejeros del Instituto Nacional Electoral obtuvo su registro oficial el 9 de julio de 2014. El tabasqueño fue primer presidente nacional hasta 2017. La distinguida empresaria y lideresa entre sus compañeros industriales, la defeña Yeidckol Polevnsky Gurwitz (Citlali Ibáñez Camacho, su nombre original) ocupó el liderazgo durante cuatro años. Alfonso Ramírez Cuéllar, de Río Grande, Zacatecas, diez meses en 2020 presidió el Comité Nacional Morenista y le entregó el mando al colimense Mario Delgado Castillo, en noviembre de 2020.

Ni la dama, ni el zacatecano como tampoco ahora el colimense pueden decir que hay libertad e independencia para ejercer la presidencia de Morena, cuya “definición ideológica” abarca las siguientes vertientes: Antineoliberalismo, Movimiento de Izquierda, Democracia Participativa y Centro Izquierda. A ello sume Usted las diversas corrientes que están inmersas en el partido, buscando posiciones políticas o nombramientos en la administración pública.

La lucha entre los militantes obedece al enunciado en las últimas líneas del párrafo anterior. En los cortos 5 años, Yeidckol, Ramírez Cuéllar y el actual dirigente morenista han afrontaron problemas internos. Cada uno en su momento puso toda su capacidad para salir adelante, aunque lo sucedido sábado y domingo pasados reveló las pugnas, la división de los grupos que demandan derechos y prerrogativas.

Están programadas dos reuniones nacionales. La principal será los días 17 y 18 de Septiembre, cuando tres mil personas reunidas en el congreso nacional, donde se delimitarán las acciones para preparar los comicios estatales del 2023 y los federales del siguiente año, el de la sucesión, cambio de senadores y diputados, varios gobernadores y presidencias municipales.

El partido en el poder tiene barreras que no fácilmente derribarán.

La imbatible es que NADA, NADA, NADA, relacionado con las nominaciones de candidatos podrá oficializarse si no tiene el VISTO BUENO de quien todos los días tiene su programa televisivo “La Mañanera”, ya sea en Palacio Nacional o en donde se encuentre de campaña político-electoral.

Otro obstáculo que destaca es que Morena carece de una estructura nacional y ello quedó demostrado en el pasado fin de semana.

Dedicar el tiempo a lanzar cargos, presentar acusaciones, dividir a los mexicanos, no les permitió ver que para una campaña electoral se requiere contar con comités seccionales, comités vecinales, comités distritales, comités municipales y comités estatales; en la Ciudad de México son los vecinales, los distritales y los de alcaldías. Con ello se restringe la pelea callejera, los golpes con bats y las acciones de violencia como robo de urnas, urnas embarazadas, acarreo de “voluntarios” que tanto criticaron los morenistas cuando no tenían poder político y dinero suficiente para sus eventos. Se repiten escenas del pasado.

jherrerav@live.com.mx

  • — –

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.

(6 , 6)