• Cuando Gane los voy a Correr de Los Pinos, Decía Vicente Fox
• Los Propios Estatales Buscaban Nadar en Grupos Distintos
• Y en 2019 Nació la Alianza Federalista Integrada por 10 Mandatarios
• “Me van a Echar Montón” Dijo AMLO y Nunca se Reunió con Ellos
• Adiós al Puente Entre los Gobernadores y el Presidente
• Indefensos Quedarán los Exgobernadores Salientes de Varios Estados

Redacción MX Político.- Huérfanos, sin un guía que mostrara el camino; despreciados por quien desbancó al PRI de la Presidencia de la República, los 20 gobernadores del tricolor se unieron para ser tomados en cuenta. Sin exigencias vinculantes, nació la Conferencia Nacional de Gobernadores. Sin embargo, y aún con la falta de herramientas jurídicas que implicarán atender sus peticiones ante el Gobierno federal encabezado por Vicente Fox -cuando gane los voy a correr de Los Pinos, decía el primer presidente de oposición- cedió ante la fuerza que representaban, política y económicamente, los abanderados tricolores recibieron en su seno a los del PRD.

Nacía para, decían sus estatutos, defender el Federalismo. En 2003 se incorporaron todos los gobernadores del país. Nadie era obligado a formar parte del organismo. Todos lo hacían voluntariamente. El foro era excepcionalmente fuerte. Fox se vio obligado a negociar con todos y a otorgar los recursos que por ley les correspondían a los mandatarios.

Hasta 2018, la CONAGO tuvo poder. Sus anuncios al término de sus reuniones ordinarias merecían estar en las primeras planas de los diarios, en los noticiarios estelares de televisión y radio.

Sin embargo, cada cual de los partidos políticos quería hacer sentir su fuerza. Y también los propios gobernadores buscaban nadar en grupos distintos, con diferentes planteamientos políticos y económicos.

El 10 de julio de 2019, se formó la Alianza Federalista integrada por los gobernadores de Aguascalientes, Chihuahua, Coahuila, Colima, Durango, Guanajuato, Jalisco, Michoacán, Nuevo León y Tamaulipas. Fue la primera grieta para la Conago. Y el 31 de agosto de 2019, los gobernadores del PAN abandonaron a la Conago y formaron lo que se denomina Gobernadores de Acción Nacional (GOAN). La Conferencia Nacional de Gobernadores perdía fuerza.

Ahora, en 2021, los 17 gobernadores de Morena -12 de ellos aún sin tomar posesión, pero declarados electos y con la constancia de sus triunfos en las manos- propusieron modificar el esquema de la Conago para terminar “con las politiquerías”, habría señalado Mario Delgado, el dirigente nacional del partido oficialista.

EL DESTINO DE LA CONAGO

Después de 20 años de existencia y de haber logrado beneficios para cada uno de los 32 estados -incluida la Ciudad de México-, la Conferencia Nacional de Gobernadores se encuentra intubada y en estado de coma.

Todo comenzó con el rechazo del presidente López de asistir a sus reuniones plenarias y después negarse a recibirlos “porque me van a echar montón”.

La pandemia sanitaria cobró en la Conago una más de sus víctimas. Porque a raíz de la presencia del coronavirus, los gobernadores de oposición -PAN-PRI-PRD- exigieron recursos para atender a sus gobernados. El pico del Covid-19 arrasó en casi todo el país.

Las exigencias subieron de todo. Los de la Alianza Federalista reclamaron airadamente la revisión del Pacto Fiscal e, incluso, amenazaron con dejar el Pacto Federal.

Voces como la de Javier Corral, Silvano Aureoles, Jaime Rodríguez, Martín Orozco, entre otros, orillaron al presidente a anunciar que se revisaría el Pacto Fiscal. Nunca fijó fecha y jamás recibió a los 10 mandatarios aliancistas.

Ante el amago de no devolver los recursos federales recaudados en los estados, el gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García (de Morena) los llamó “golpistas” y no solo a los aliancistas sino a todos los de oposición. Lo hizo durante una gira del presidente de la República a la entidad y, por supuesto, los aplausos se convirtieron en ovaciones.

Con la literal separación de los gobernadores que se incorporaron a la GOAN y a la AF, la Conago perdió fuerza y el presidente en turno, Juan Manuel Carreras, de San Luis Potosí, no pudo evitar la desbandada y tampoco que el presidente lo recibiera con la representación de los que aún quedan en el organismo. Claudia Pavlovich, antes de dejar el cargo de mandataria de Sonora, encabeza a la Conago. Ella sí fue recibida por el presidente en Palacio Nacional, aunque nunca se supo de qué hablaron y a qué acuerdos llegaron para que los mandatarios recibieran mayores recursos no solamente para enfrentar la pandemia sino para que se diseñara un programa de seguridad nacional.

Lo que fue una organización política que funcionaba para mejorar las finanzas, la seguridad, el desarrollo regional, dejará de ser la instancia, el puente entre los gobernadores y el Presidente de la República.

LOS ALIANCISTAS Y LAS DERROTAS

Durante de las elecciones en las que se renovaron 15 gubernaturas, los aliancistas Silvano Aureoles, Javier Corral, Jaime Rodríguez, perdieron con sus candidatos.

Ahora, el futuro se complica para ellos y para otros tanto del PAN como del PRI, porque no habrá quienes les cuiden las espaldas.

Aureoles, quien ha desvelado que Morena es un “narco partido” recibió la amenaza: teme que su nueva residencia sea la cárcel. El mensajero fue Mario Delgado.

“Iré hasta donde tope, pero sostengo que Morena pactó con el narcotráfico y el crimen organizado. Y no solo en Michoacán. ¿Qué pensará el presidente, Andrés, de que lo que se construyó se desmorone?”, respondió el michoacano.

Quien será su sucesor, Alfredo Ramírez Bedolla -el emergente que entró al foro ante la cancelación de la candidatura de Raúl Morón-, le trae marcaje personal.

Presentó una denuncia en la Fiscalía del Estado y en la General de la República por “las amenazas que me profirió Silvano”. Y anunció que los auditores revisarán todas las cuentas y si se encuentra alguna desviación, el que para entonces ya no será gobernador constitucional, será denunciado para ser procesado.

Javier Corral, el de Chihuahua, tiene abiertos varios frentes.

El más importante con el presidente López con quien tiene serios diferendos. Fue el promotor -con el aval de sus pares- de la exigencia para revisar el Pacto Fiscal. El otro, con Maru Campos, exalcaldesa de Chihuahua y quien lo sucederá.

El mandatario la acusó de haber estado en la nómina de su acérrimo enemigo y antecesor, César Duarte Jáquez. Y logró que fuera sometida a proceso, aunque nunca piso la cárcel.

Corral enfrentó al presidente López por pretender -lo cual se hizo finalmente- tomar el agua de la presa La Boquilla para pagar millones de metros cúbicos a Estados Unidos por el tratado de aguas que México mantiene.

El conflicto escaló con el enfrentamiento entre agricultores y elementos de la Guardia Nacional convertidos en policías de seguridad para impedir el ingreso de los afectados, mismos que reclamaban se entendiera que sin el agua de La Boquilla moriría el ganado y se impediría la cosecha de grados.

Blanca Jiménez, entonces directora de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) maniobró y finalmente logró que se hiciera el pago a Estados Unidos. Como premio por su trabajo, fue designada por el presidente embajadora plenipotenciaria de México en Francia.

De Javier Rodríguez, “El Bronco”, se conocen sus acciones financieras en contra del erario del estado de Nuevo León.

El primero y hasta ahora único, gobernador que ganó con la etiqueta de independiente, formó con sus vecinos de Coahuila, Miguel Ángel Riquelme y de Tamaulipas, Francisco Javier Cabeza de Vaca, la Coordinación Noreste Covid-19, con el objeto de atender a sus gobernados por contagio en cualquiera de los hospitales de las tres entidades. Su voz, junto con la de Cabeza de Vaca -Riquelme fue mesurado- demandaron equipo sanitario para todo el personal médico y en la Secretaría de Salud y en Palacio Nacional nunca escucharon el reclamo.

Rodríguez Calderón, haciendo uso de su mote, mostraba la inconformidad de los tres mandatarios ante el abandono del Gobierno federal, cuya responsabilidad es velar por la salud de todos los mexicanos.

Desde el inicio del gobierno, todos los gobernadores exigieron al Presidente de la República no desaparecer el Seguro Popular y las razones expuestas, con peso específico, fueron ignoradas. El proyecto del Gobierno federal no se cambió y nació el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) sin reglas de operación. A 19 meses de su creación, no ha resuelto la escasez de medicinas no obstante ser el comprador oficial ante la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS).

Los reclamos calaron en Palacio Nacional y el presidente asumió el papel menos correcto: no escucharlos y anunciar un día sí y otro también que la escasez de medicamentos terminará en breve. De los tratamientos para niños con cáncer explicó que arribarán en no más de seis meses.

El futuro de Javier Cabeza de Vaca es incierto. Acusado de evasión fiscal, lavado de dinero y operaciones con recursos de procedencia ilícita, ha resistido. Es el segundo gobernador desaforado en el siglo XXI. El primero fue Andrés Manuel López por desacato a una determinación judicial.

Aunque el Congreso de Tamaulipas ya lo “blindó” hasta octubre del próximo año cuando acaba su mandato para no ser detenido, en las últimas semanas la entidad se ha convertido en un infierno. La masacre de Reynosa permitió que desde el Senado se hiciera el llamado a la Suprema Corte de Justicia de la Nación para que resuelva el tema, para evitar que la ingobernabilidad siga su rumbo en perjuicio de sus habitantes.

Enfrentado con el presidente por la inseguridad, la falta de vacunas, la escasez de recursos para atender a quienes se contagiaron, Cabeza de Vaca fue desaforado por la Cámara de Diputados en un procedimiento fast-track. Es la consecuencia de no aceptar la sumisión.

LOS DE MORENA SEPULTARÁN LA CONAGO

Aquellos gloriosos días de fama y poder que mostraban y disfrutaban los mandatarios de la Conferencia Nacional de Gobernadores, han terminado.

Con minoría de mandatarios del PRI -a partir de que tomen posesión los que ganaron las elecciones solamente quedará con 4- y la reducción del PAN en 2 gobiernos, difícilmente se advierte la sobrevivencia de la CONAGO como operó hasta mediados de 2019.

¿Qué surgirá? Nadie sabe qué buscan los gobernadores de Morena que, con 17, tendrán la mitad más de uno de los estados que conforman la Federación.

No habrá más exigencias para revisar el pacto Fiscal. Tampoco lo relacionado con la escasez de medicamentos. Menos aún aquellas que conlleven a frenar el proyecto del presidente.

Añorando el pasado, los que pusieron en marcha la Conago cantarán la estrofa del tango “Volver”:

“Que veinte años no es nada/ Que febril la mirada/ Errante en las sombras, te busca y te nombra…”

  • — –

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.

(6 , 1)