Redacción MX Político.- Si fuera cuestión de ‘huevos’ sería presidente, lástima que sea asunto de talento

De pena ajena la situación mental de los dirigentes opositores, cuando señalan que las dos gubernaturas ganadas por la alianza el domingo pasado, son suficientes para que ‘haya tiro’ en el 2024, cuando se juegue la presidencia de la República.

Se jactan de haber perdido cuatro a dos, cuando en realidad el marcador que cuenta es 22 a 10, que bien podría convertirse en 24 a ocho. En efecto, 22 son las entidades que estarán bajo el control de la 4T al inicio de 2023, con la posibilidad de subir a 24 si se adjudican el EDOMEX y Coahuila, ejecutivos que estarán en juego, justamente, el próximo año.

Así las cosas, con el gobierno federal y dos terceras partes de los gobernadores operando electoralmente en favor del o de la candidata guinda ¿qué carambas puede hacer una oposición cuya principal característica es la mediocridad?

Para darse ánimos, los imberbes dirigentes afirman que con una ‘coalición total’ tendrían para echar a MORENA de Palacio Nacional, pero ¿alguien se imagina candidaturas únicas en los 300 distritos electorales, en las 64 fórmulas para las senadurías y en la presidencial?

Esto, sin considerar la necesidad de construir proyectos comunes en las plurinominales, gubernaturas, diputaciones locales y ediles de los ayuntamientos. Conociendo la mezquindad que los define, es imposible.

No hay tiro, el lopezobradorismo se encamina a repetir otros seis años, desde luego, no con la misma convocatoria que en 2018, pero sin con la suficiente para repetir el triunfo.

Lo único que podría abrir una rendija a la nueva chiquillada, es el surgimiento de una poderosa candidatura desde la sociedad civil, un (a) outsider que aglutinara en torno suyo a un gran bloque opositor, fenómeno que no se puede descartar a priori, sin embargo, a como están las cosas, es difícil, en grado sumo (está cabrón pues), que esto ocurra.

Ni hablar, el presidente López Obrador es un experto en lo electoral, sin embargo, no dudamos, que todos los días pida a Dios por la salud de Alito, Marko y los Chuchos.

  • — –

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.

(7 , 7)