Redacción MX Político.- Condolencias, señoras y señores, condolencias, es una buena medida de Su Alteza Serenísima para atender accidentes como el ocurrido en Chiapas, donde perdió la vida más de medio centenar de indocumentados.

Y otra de pocas tuercas, ideota de Andrés Manuel I, implica hacer campaña en Estados Unidos, vale grillo la no intervención en asuntos de otras naciones, contra los legisladores republicanos o demócratas que voten contra la iniciativa del presidente Joe Biden para regularizar a 11 millones de indocumentados, la mayoría mexicanos.

¿Qué le parece?

Mire usted. Hay evidencia de que el espíritu navideño no ha tocado a la puerta del licenciado presidente y anda con el carácter agrio, agrio, lo que se dice agrio en el nivel del desprecio total hacia sus críticos y opositores, ni qué decir de los inmundos pasquines.

Pero se asume dador de buena fortuna, oráculo a la mitad del camino para orientar a los descarriados y llamarlos a votar, por ejemplo, la popularísima iniciativa de reforma eléctrica, so riesgo de ser considerados traidores a la patria. ¡Aguas, Alito y et al! Bueno.

Resulta que, en la mañanera de media semana, Miguel Velázquez, reportero de Publimetro, preguntó al licenciado López Obrador “si ha hablado con los mandatarios de las naciones centroamericanas después de este accidente, saber si han hablado y qué se han dicho”.

Lea usted la genial respuesta, humanitaria y de profundo contenido de política exterior, que Su Alteza Serenísima dio al colega.

“Sí, pues hablé con el presidente de Guatemala (Alejandro Giammattei) para expresarle nuestro pesar, nuestra tristeza y le pedí que transmitiera nuestro pésame a los familiares de las víctimas y a todo el pueblo guatemalteco. Hablé con él por teléfono al día siguiente del accidente. Y la relación de las cancillerías han seguido siendo de amistad y de coordinación y de apoyo, estamos unidos trabajando”, dijo el reverendo Andrés Manuel López Obrador.

En serio, en serio; nada de investigar causas que involucran en evidentes actos de corrupción a personal del Instituto Nacional de Migración, es decir, la Border Patrol mexicana que hace funciones de muro de contención de migrantes junto con elementos de la Guardia Nacional, cuyas prácticas poco ortodoxas han evidenciado su papel colaboracionista contra indocumentados.

“Son desgracias que nos duelen mucho a todos, o sea, no hay nadie que pueda decir que no siente ningún dolor por este tipo de accidentes tan lamentables”, agregó el licenciado presidente y escurrió el bulto, cantinfleo cuando la pregunta implicaba una respuesta más allá de las elementales condolencias.

“Entonces –dijo Su Alteza Serenísima Andrés Manuel I–, sí tenemos muy buena relación. Y estamos buscando y vamos a seguir, y está también de por medio, aprovechando, lo de la iniciativa del presidente Biden para que se regularice la situación de los migrantes. Él hizo el ofrecimiento de regularizar a 11 millones de migrantes, la mayoría mexicanos, nuestros paisanos. Y esto también ya lo planteamos y con mucho respeto hablamos de que vamos a estar pendientes, le vamos a dar seguimiento; y que no se vaya a malinterpretar, porque ellos también defienden su soberanía”. No se ría, por favor, es la profunda respuesta de un dizque Jefe de Estado.

Y se fue al escenario intervencionista que tanto ha descalificado pero recurrentemente utilizado cuando le conviene.Pero confundió la gimnasia con la magnesia, a delincuente con congresistas estadunidense. Lea, por favor.

“Están (no identificó quién o quiénes en Estados Unidos) por sacar un comunicado ante la urgencia, señalando el daño que ocasiona el fentanilo a sus jóvenes, que es un problema que es grave, porque pierden la vida muchos jóvenes con estas drogas y están haciendo señalamientos en contra de jefes de bandas, de delincuentes mexicanos. Están por sacar una resolución condenando a estas personas, a los que ellos consideran que son los que promueven el tráfico de estas drogas.

“Entonces, así como ellos plantean eso, nosotros también, con todo respeto (¿?), en el caso migratorio vamos también en su momento a pronunciarnos. Y casi les puedo decir que si un partido de los dos que hay en Estados Unidos vota en contra de la regularización de nuestros paisanos, pues vamos a manifestarnos para que nuestros paisanos no apoyen a ese partido, porque no se puede apoyar a los que están en contra de los mexicanos y en contra de México, respetuosamente”.

¡Ah!, pero al mejor estilo del filósofo de Güemes, resolvió: “Si los dos partidos apoyan esta iniciativa, pues que los ciudadanos apoyen a los dos; si ninguno de los partidos apoya, pues hay que decirles también a los paisanos: ¿de qué sirve si no nos están tomando en cuenta, si no nos respetan?” ¡Sopas!

Pero el Duce es bien chipocludo y tiene respuesta para todo. Y todo es todo, ¿a poco no?

Entonces, se preguntó y respondió: ¿cómo contrarrestamos toda esta guerra de noticias falsas? Informando. Por eso es muy buena la mañanera, porque nos permite estar informando. Claro, no podemos todo, porque son muchísimos los medios de información, no los articulistas: de 100, 95 en contra, así está. Entonces, imagínense si nos dedicamos a estar contestándoles”.

¿No que muy, muy con la mañanera que la ven hasta en Timbuctú, Andrés Manuel?, le preguntaría en caso de estar en la mañanera. Peo…

“No –responde–, nosotros tenemos que confiar mucho en la gente, la gente sabe que estamos haciendo todo lo que está de nuestra parte y no le vamos a fallar al pueblo”.

Y como no le va a fallar al pueblo, al mejor estilo de José Alfredo Jiménez, ofreció que el próximo lunes 20 de diciembre, “el general (Luis Rodríguez) Bucio va a informar sobre lo de las carreteras”, aunque el tema es la impunidad y corrupción que hay en el tema de migrantes indocumentados que pretenden cruzar el país rumbo a la frontera con Estados Unidos.

Pero, vaya, el licenciado presidente es bien abusado y aprovechó el momento para recordar que “(…) Yo, sobre esto, también decirles que hay constancia aquí de que siempre estuve planteando, siempre he estado planteando de que es mejor mantener a los migrantes en el sur que el traslado, por todos los riesgos que corren, siempre lo he dicho”.

Convencido de haber descubierto el hilo negro, hasta aludió a la carta que envió el 7 de septiembre pasado al presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en la que le plantea “aplicar en Guatemala, Honduras y El Salvador dos programas que nosotros estamos llevando a cabo con éxito en Chiapas”, es decir, el de Sembrando vida y el que calificó de relevante que se aplica en Chiapas consistente “en dar trabajo como aprendices a 30 mil jóvenes que reciben un salario mínimo para capacitarse en talleres, empresas y otras actividades productivas y sociales”.

¿Y qué cree? ¡Eureka!, sostuvo que “si esta acción se aplicara de inmediato en Guatemala, Honduras y El Salvador se podría mantener en sus países de origen a 90 mil personas de todas las que emigran por falta de trabajo. En suma, con estos dos programas estaríamos atendiendo en menos de seis meses a 330 mil personas que verían como una esperanza esta acción conjunta de los gobiernos de Guatemala, Honduras, El Salvador y Estados Unidos”.

Y le dijo a Biden que si su gobierno decidiera asumir esta decisión de manera ejecutiva, “nosotros estaríamos plenamente dispuestos a colaborar con asesoría, experiencia y trabajo”. Bueno, eso fue en septiembre y 2021 está por concluir.

Sospecho que en Estados Unidos y en la ONU y en foros internacionales como que no funciona el “hágase mi voluntad” aplicado por Su Alteza Serenísima desde el púlpito de la mañanera. Digo.

*Agradezco el reconocimiento que recibí, el martes reciente, junto con otros destacados y respetables colegas de parte de la Comisión Iberoamericana de Derechos Humanos Para el Desarrollo de las Américas (CIDHPDA). Lo dedico a mis hijos. Eduardo Daniel, mi hijo que se encamina a la especialidad médica, estuvo en la ceremonia; también Yaz y Moy que no me abandonan. Brenda Crystal, Astrid Daniela y Carlos Alfonso no pudieron asistir pero asistieron. Usted sabe de esto, sin duda. Gracias.

sanchezlimon@gmail.com
@msanchezlimon1

  • — –

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.

(14 , 1)