• El Honoris Guasa por fin le hace justicia a Borgues

Redacción MX Político.- Imposible comprender que motiva a una institución educativa, por más patito que sea, a otorgar un reconocimiento (lo de Honoris Causa es muy elevado), a un esperpéntico personaje como Vicente Fox Quezada.

En este caso, se trata de la Universidad de Miami, cuyo rector es, casualmente, Julio Frenk, ex secretario de Salud en el sexenio del guanajuatense.

Para confirmar que la ignorancia es atrevida, don Vicente presumió que ya ha recibido diez de esos ‘galardones’ (el ‘presidente neoliberal’ ironiza) y pregunta que el populista cuántos acopia, a lo que él mismo contesta así: el marcador 10 a cero.

Sin méritos académicos a la vista (un título universitario no lo exonera de su estolidez), el dicharachero personaje tampoco puede presumir una herencia gubernamental, que lo haga acreedor a tales palmareses, en realidad, se trata de una vacilada.

Con este tipo de fantochadas, pierde la universidad de marras, se somete a un ridículo el receptor y la ciudadanía se desencanta, cada vez más, de la clase política que está a un grado, de quedar homologada, a los niveles de la señorita Laura.

El hecho de que AMLO no entregue buenas cuentas (a decir de muchos) hasta el momento, no implica la absolución de sus predecesores, en todo caso, ya doña historia se encargara.

Mientras tanto, la partidocracia, que no ve ni oye, se pone de acuerdo y espetan: el show debe continuar.

  • — –

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.

(7 , 1)