“Si haces una mala elección, engendrarás un monstruo”: Mathias Malzieu

  • Prepara AMLO escenario de terror
  • Exigen opositores un sólo candidato
  • El 13, marcharon 810, 378 paisanos
  • Monreal: imposible aprobar Plan “B” 

Redacción MXPolítico.- El camino por recorrer para detener objetivo, proyecto, ambiciones de la 4T y de su fundador, todavía es muy largo. Sacarse de la manga el Plan “B” es apenas un inicio. Desde ahora ha empezado a manejar el lenguaje en el cual se menciona una y otra vez “fraude electoral”. Sin tener mucha imaginación puede percibirse el escenario pretendido para el 2024, en el cual o se gana o se gana o de plano todo se convierte en un maremágnum y ya se verá quien lo detiene o resuelve, aunque también para eso ya preparó una aparente solución bajo su control: el Ejército.

Con los supuestos programas sociales ha conformado un grupo numeroso de quienes están dispuestos a jugarse el todo por el todo siguiendo las instrucciones, cumpliendo los deseos de quien suponen los protege. La gran ventaja está en percatarse son más los viejos que los jóvenes. Unos pelearían las ventajas de la sobrevivencia, los otros habrán de pensar y muy bien cuál sería su futuro. Las consecuencias de la ira presidencial al percatarse de la forma en la cual se ha multiplicado el rechazo a su gobierno aún debemos esperarlas y se harán presentes de diferentes formas, todas ellas en contra de quienes conforman “el pueblo malo”.

Por ahora todo se centra en un punto clave: el Instituto Nacional Electoral, pero aún deberán esperarse litigios cuya resolución final recaerá en una Suprema Corte acotada desde hace tiempo por el Poder Ejecutivo. Si desde ahora se maneja un esquema de fraude al no autorizarse los cambios pretendidos a la estructura, a la conformación a la reglamentación actual del INE, las consecuencias en caso de perder Morena la presidencia serán de antología. Pequeño se verá el movimiento de paralización de la Avenida Paseo de la Reforma y si consideramos el largo plazo existente entre el día de las elecciones y el de la toma de protesta de quien resulte ganador, éste se aprovechará para, con todo el poder el Estado y los recursos económicos generar un movimiento desestabilizador con el cual el retroceso abarcará todos los terrenos y afectará de igual manera a quienes conforman la feligresía lopezobradorista como a quienes han rechazado verse calificados como “mascotas”, o aceptarse bajo los calificativos insultantes expresados en el templete mañanero.

Todo este inquietante panorama futuro debe ser debidamente analizado por los partidos políticos de oposición los cuales, a partir de la movilización ciudadana del 13 de noviembre, cuentan con un apoyo surgido gratuitamente e inmerecido, por lo tanto, la unidad es la exigencia. Es ahora cuando la alianza es imprescindible, de no lograrla dividir el voto permitirá sigan los morenistas en el poder “gústele a quien le guste” y “pésele a quien le pese”. Existe, en efecto, un país con una clara división: en un lado aparece la destrucción de toda la estructura conformada durante décadas, presentada en el argumento como transformadora aún y cuando renglones como corrupción e impunidad prevalezcan hasta convertirse en intocables.

Por el otro el proyecto de un país en donde, con muchas fallas, errores y corrupción se logró alcanzar un lugar de respeto en el mundo, en donde la existencia de pobreza no alcanzó la miseria y, lo más importante, existía una plena libertad para, con el esfuerzo propio, alcanzar niveles de vida superiores. Esos mensajes de conformismo no existieron, a nadie se le encajonó para aceptar sin luchar comer arroz, frijoles y tortillas, tener solamente un par de zapatos, someterse y aceptar una educación mediocre o esperar pacientemente la llegada de médicos extranjeros y medicamentos a la par de la muerte misma. 

Ahora, si en uno y otro proyecto las grandes fallas son cometidas por hombres, por mujeres y no por franquicias, la exigencia a quienes nominan candidatos debe ser drástica. La lealtad a ciegas debe ser con la nación, con la patria, con los ciudadanos; la experiencia es, junto con los conocimientos, indispensable; la probidad clara; los valores visibles; las alianzas deben presentarse con los ciudadanos y no con los mafiosos o los grandes y ya muy vistos grupos de poder. La realización de acuerdos no debe hacerse en penumbras y las cuentas rendirse muy claras. Si eso cuesta mucho en salarios, en dinero, no será lo importante en tanto se respeten y se tengan instrumentos suficientes para la supervisión del manejo económico y en el caso de omisiones o delitos realmente se haga valer lo marcado en las leyes.

No pasará mucho tiempo, apenas sí un año, para convencernos de no permanecer estáticos sino luchando por impedir un presente tan incierto y un futuro aún peor porque lucirá botas y uniformes, los mismos antaño admirados y hoy sujetos a un escrutinio radical ante las reacciones provocadas por una extensión de facultades acompañadas de poder no contempladas en el papel asignado dentro de la Carta Magna.

SIGUIENTE ESCENARIO

López Obrador está tan sentido por la marcha del domingo pasado, que amenazó con romper el protocolo para  presentar su informe por el Cuarto año de (des) gobierno y anunció encabezará una marcha –para presumir su músculo electoral- el domingo 27 de noviembre del Ángel de la Independencia al Zócalo de la Ciudad de México, presuntamente para rendir cuentas de una administración caracterizada por su opacidad. La cita es a las 8 de la mañana, “para que no nos pegue el sol. Yo voy a marchar, es por el cuarto año. Es para ver si vamos bien”; será la primera marcha encabezada por un presidente, acción llevada a cabo en sus tiempos de opositor, por lo tanto la experiencia es muy vasta, y los recursos para llevarla a cabo inagotables. 

El mandatario pretende acarrear a gente de todo el país para colmar la Plaza de la Constitución. “El 1 es jueves, muchos quieren venir de todo el país a participar, porque es un movimiento de millones de mujeres, hombres libres conscientes, es un proceso de transformación. No es un movimiento de un solo hombre. Es auténticamente popular”, dijo el de Macuspana. Este anuncio es una de tantas consecuencia por venir a partir de la marcha realizada el pasado 13 en defensa del INE, la cual de entrada atrajo calificativos insultantes, mismos aún sin detenerse. 

En cuanto a la propuesta de reforma electoral de AMLO, especialistas en materia electoral coinciden que este “Plan B” cancelaría el 90 por ciento de los objetivos de su reforma constitucional, pues no le permitiría modificar legalmente la estructura del Instituto Nacional Electoral (INE), ni el método de selección de sus integrantes, ni siquiera el control del padrón electoral, ni reducir el Congreso, ni recortar las prerrogativas de los partidos políticos. Sin embargo, según el ex consejero electoral Alfredo Figueroa “ya hemos visto que desde el Legislativo se hacen leyes contrarias a la Constitución y luego se hacen contrarreformas desde la ley, ese ejercicio lleva a una etapa de litigios que deberían preocuparnos”.  Una y otra vez hemos visto violar las leyes y recientemente, en lo judicial, Layda Sansores y su desatención a cumplir el mandato de un juez otorgando un amparo para cancelar su diatriba en contra de Ricardo Monreal, es un claro ejemplo. En lo electoral las “corcholatas” presidenciales son otra muestra violatoria de lo marcado en las leyes, aunque Claudia Sheinbaum lo ha rebasado todo al utilizar fondos públicos y el aparato de gobierno para recorridos y publicidad.

Uno de los objetivos al pretender modificar hasta anular al arbitro electoral, es eliminar cualquier señalamiento aplicable a estos personajes a los cuales, conforme a la ley debiera negárseles el registro como candidatos, pero también abrirse los procesos para determinar de donde obtuvieron los recursos para su promoción. Por fortuna, tanto en la cámara de diputados como en el senado, están presentes legisladores con conocimientos suficientes para considerar la inconstitucionalidad de la reforma electoral propuesta. Inclusive, Ricardo Monreal, líder de Morena en la Cámara alta, confirma no es posible modificar la composición del Consejo General del INE o de las Cámaras del Congreso, ni elegir a los consejeros y magistrados electorales mediante voto popular sin modificar la Carta Magna. El legislador zacatecano consideró como una llamada de atención  la marcha en defensa del INE para que Morena “deje la arrogancia”, “vuelva a sus orígenes”, “escuche a todos los sectores del país” y “recomponga su relación con las clases medias”. 

De a acuerdo con lo que establece la Constitución, la propuesta para cambiar el INE por el Instituto Nacional Electoral y de Consultas, reducir el número de diputados y senadores, que los consejeros y magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación sean elegidos por medio de voto popular y recortar el número de consejeros del INE  de 11 a 7 no puede avalarse mediante modificaciones a las leyes secundarias. Hacerlo traería una ola de recursos ante el Poder Judicial, explicó Monreal. Pero, de acuerdo a la manera vista durante cuatro años de reaccionar del tabasqueño, “cuando pierde, arrebata” y pedirle a estas alturas reflexión es esperar dé peras el olmo. No hay otro camino, habremos de seguir luchando, dejando atrás la comodidad del abstencionismo para participar activamente.

DE LOS PASILLOS

La primera y esperada reacción por parte de los partidos de oposición ya se hizo presente. Los dirigentes del PAN, PRI y PRD en la Cámara de Diputados, Jorge Romero, Rubén Moreira y Luis Espinosa Cházaro, respectivamente, anunciaron volverán a unirse en alianza para votar en contra de la Reforma Electoral propuesta por el presidente Andrés Manuel López Obrador. En cuanto a las modificaciones a las leyes secundarias, prefirieron no pronunciarse bajo el argumento de desconocerlas. Los tres coordinadores coincidieron en señalar  el motivo por el cual retomaron los trabajos sólo en lo legislativo, fue la Marcha por el INE del pasado domingo, en donde la ciudadanía les pidió defender la democracia y el Instituto Nacional Electoral (INE)… Ahora se espera una reflexión más profunda para llevar a un solo candidato a la búsqueda por la presidencia y ojalá en ella se incluya Dante Delgado… Con un satélite norteamericano se midió el alcance del 13 de noviembre: participación calculada de 810 mil 378 ciudadanos… Según el prestigiado periodista y analista Gregorio Ortega: Viene lo más difícil. El escarnio cotidiano del presidente de todos los mexicanos en contra de los que nos atrevemos a disentir de lo que él tiene por cierto. Vive en su burbuja de realidad virtual, y dentro de ella redefine su proyecto para alcanzar la eternidad de las páginas de historia, o de la Familia Burrón… En parte de ese registro participará quien presida la SCJN justo en los momentos de ocaso presidencial. ¿Será Yazmín Esquivel con todo y José María Riobó, el marido convertido en incómodo? O ¿se decidirá el tabasqueño -con la ayuda de Arturo Zaldívar- por Loretta Ortiz y su incondicional marido José Agustín Ortíz Pinchetti? A cualquiera de estos dos “príncipes con suerte” les llegará el regalo de Día de Reyes.

__

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.

(13 , 13)