“No hay honor en enviar a hombres a morir por algo que ni siquiera  pelearás por ti mismo”: Mark Owen

  • Los soldados no son “corcholatas”: PML
  • Fallida y desastrosa estrategia de AMLO
  • “No se resolverá la inseguridad”: RMA
  • Buscan consolidar una política de Estado 

Redacción MXPolítico.- “Toda flaqueza ante el despotismo es un suicidio anticipado” advierte Porfirio Muñoz Ledo tras criticar en sus redes sociales la decisión del presidente López Obrador de integrar la Guardia Nacional a la Sedena. “Los soldados no son corcholatas al servicio de caciques tropicales, sino el último reducto de la soberanía nacional y las libertades públicas”, señalando enfático “busca el mandatario entregar a las fuerzas armadas el control del aparato del Estado, al desaparecer la Guardia Nacional. De nuevo los militares en las calles junto al derrame indefendible de sangre ciudadana. Una guerra interna pactada por el gobierno con el crimen”.  El experimentado político hizo un llamado a combatir, a través de medios legítimos, el intento de militarización que está llevando a cabo el primer mandatario. 

Santiago Creel Miranda, diputado federal panista, presidente de la Mesa Directiva de la cámara baja, hizo referencia a la publicación en el 2019 del decreto con el cual se creó la Guardia Nacional, señalando ha sido desde entonces considerada inconstitucional,  pues en el quinto transitorio se definió podrían hacerlo “sólo en una situación extraordinaria, de forma reglamentada, subordinada a un mando civil, de manera complementaria, fiscalizada y de manera complementaria”. Las Fuerzas Armadas nunca pueden ser los actores principales, y esto ahora difícilmente puede cumplirse cuando 80% de los miembros de la GN son militares; además en el quinto requisito se marca la fiscalización de las Fuerzas Armadas a través de auditorías llevadas a cabo civiles. Por lo tanto, desde hace prácticamente tres años hay una actuación inconstitucional del Ejército en las calles y las preguntas serían ¿cuáles son los resultados? ¿han logrado brindar por lo menos un poco de la seguridad perdida? ¿su combate a la delincuencia organizada, ha logrado mermarla?

Lo visto es el proceso de construcción de una República centralista impulsada y controlada por el presidente López Obrador, sometiendo a los otros dos poderes, Legislativo y Judicial, y amenazando a adversarios, como al dirigente nacional del PRI, Alejandro Moreno Cárdenas, y al coordinador del tricolor en San Lázaro, Rubén Moreira Valdez, con meterlos a la cárcel de no respaldar sus propósitos, lo cual revela hasta donde se encuentra el tabasqueño dispuesto a violar las leyes, a no combatir la corrupción, a ofrecer mantos de impunidad a cambio de obediencia y sumisión y “pésele a quien le pese”, aplicando “no me vengan con que la ley es la ley”, sacar adelante sus objetivos.

Diversos analistas y expertos en seguridad han calificado de estrategia fallida, desastrosa, los “abrazos no balazos”, a la cual personajes como Epigmenio Ibarra siguen buscándole lados positivos, no sin antes criticar a Felipe Calderón de quien señala el mortal ordenamiento de enfrentar, de crear más baños de sangre y por supuesto un número mayor de víctimas, lanzando a los mílites a una, para él, incomprensible guerra. Las consecuencias de las masacres, ejecuciones, de las decenas de miles de homicidios, de la trata, de la venta de protección, del cobro de “derecho de piso”, del empoderamiento de las mafias del narco, están en todos los órdenes, en la economía, en nuestras relaciones con el exterior al suspenderse inversiones al mostrar indolencia y ausencia del Estado de Derecho y al estar presente un alto nivel de inseguridad. 

Dando un giro completo a la posición sostenida durante las últimas semanas, durante su participación en el evento Expansión Summit (Cumbre), el presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado Ricardo Monreal, se pronunció a favor de la aprobación en ambas cámaras del Congreso de la iniciativa propuesta por el PRI para ampliar hasta 2029 el plazo para que las Fuerzas Armadas presten auxilio en tareas de seguridad, pues en caso contrario, será un tema que podría contaminar el clima político-electoral previo a las elecciones presidenciales del 2024. Para Monreal, fue insuficiente el periodo de cinco años otorgado a la Guardia Nacional para alcanzar su madurez e independencia del Ejército y de la Marina y  así ejercer con éxito facultades de seguridad pública. 

 “Creo que los legisladores no previmos que las condiciones y el momento difícil de inseguridad se incrementara y subiera. No creo que en un año y medio se vaya a resolver el problema de inseguridad y no creo que sea conveniente aún el retorno de los soldados y de los marinos a sus cuarteles”, explicó el zacatecano al puntualizar existen en el país cerca de 400 mil policías municipales, estatales y elementos de la Guardia nacional, de los cuales el 50% son soldados y marinos enfocados a tareas de seguridad pública  “hay 120 mil integrantes de la Guardia Nacional; pues bien 7 de cada 10, el 70 por ciento son soldados y marinos y no van a perder su antigüedad por mantenerse en la Guardia Nacional, muchos van a tener que retornar a los cuarteles para conservar su antigüedad, sus derechos y su jubilación del Ejército o en la Marina”. 

También el senador Monreal reiteró contradicen la Constitución las leyes secundarias aprobadas por el Senado y la Cámara de Diputados, pues ésta señala la Guardia Nacional es un cuerpo de élite, de naturaleza estrictamente civil, no militar, para “poder ubicar a la Guardia Nacional bajo las órdenes de la Secretaría de la Defensa Nacional, desde mi punto de vista se requería modificar la Constitución”. Queda claro… no está dicha la última palabra.

PELIGROSA MILITARIZACIÓN

La militarización se consolidó como una política de Estado el pasado 8 de septiembre, cuando el Senado de la República aprobó que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) asumiera la operación y administración de la Guardia Nacional, y al día siguiente se publicó el decreto en el Diario Oficial de la Federación. Sin embargo, esto conlleva ciertos riesgos, de acuerdo con un estudio de la consultoría Integralia, denominado “La Militarización en México, hacia la consolidación de una política de Estado 2006.2022”: 

Estos riesgos son: el desbalance en la relación cívico-militar; pérdida de capacidades de instituciones civiles del Estado; estrategia de seguridad deficiente; debilitamiento del pacto federal; policías municipales y estatales relegadas a un segundo plano; se mantienen violaciones a derechos humanos; se incentiva la corrupción y la opacidad; hay una gradual politización del Ejército; y una problemática participación de los militares como agentes económicos, concluye Integralia. 

Desde su creación la Guardia Nacional ha estado formalmente bajo el mando de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, pero en los hechos ha sido una extensión material y operativa de las Fuerzas Armadas. La mayoría de los integrantes de la GN mantienen plaza y sueldo en la Sedena o en la Secretaría de Marina, pero se incorporaron “de préstamo” a la GN y únicamente el 29% cuenta con el Certificado Único Policial (CUP). En los últimos tres años y medio las Fuerzas Armadas tomaron el control operativo y directivo de más de 20 funciones –incluyendo áreas estratégicas- ajenas a la naturaleza castrense, por ejemplo, construcción de infraestructura civil, administración de aduanas marítimas y participación en la operación de programas sociales. 

Paralelamente a su expansión se les otorgaron mayores recursos públicos desde 2007 a 2022. El presupuesto asignado a las fuerzas armadas se incrementó 60.5% en términos reales. En el último año recibieron 142 mil millones de pesos. En consecuencia, tanto su poder fáctico (en la administración pública) como económico han aumentado significativamente. A la par del aumento de funciones y responsabilidades de las fuerzas armadas, la violencia y la incidencia en algunos delitos crecieron también, pese a una leve disminución en los homicidios. En 2018, la tasa por cada 100,000 habitantes víctimas de extorsión aumento 32.6%, de narcomenudeo 36.5% y feminicidio, 7.4 por ciento. 

La consolidación de la militarización en México ha encendido las alarmas de organismos internacionales y nacionales. El Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez A. C. ha documentado alrededor de 30 años la impunidad en los delitos y graves violaciones a derechos humanos cometidos por las fuerzas armadas, la autonomía de la que ha gozado, la complacencia estatal con su renuencia a rendir cuentas, la permanencia de la persecución contrainsurgente, los pasos hacia la militarización de la seguridad pública y la erosión de la subordinación castrense a las instancias civiles. 

En 2010, en la administración de Felipe Calderón, el Comité de Derechos Humanos instó a mantener la seguridad pública bajo el mando de fuerzas civiles y no militares. No atender esta recomendación provocó una profunda crisis de violencia, extendida a la fecha. En 2013, en la administración de Enrique Peña Nieto, el consejo de Derechos Humanos (MEPU), recomendó adoptar medidas apropiadas que permitieran un funcionamiento eficaz de las fuerzas de seguridad pública con sujeción al control civil. Esas recomendaciones fueron ignoradas y ahora AMLO agudiza la peligrosa militarización del país. 

DE LOS PASILLOS

Ante la inminente aprobación en la Cámara de Diputados de la iniciativa de reforma para ampliar hasta 2029 la participación de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad pública, el Senador Alejandro Armenta se declaró listo para recibir la minuta y procesarla la próxima semana. Al ser una reforma constitucional, se requiere la aprobación de las dos terceras partes de los senadores presentes en la sesión. A pesar de ser una iniciativa presentada por el PRI en San Lázaro, prácticamente la totalidad del grupo parlamentario de ese partido en el Senado adelantó su voto será en contra. En la presente legislatura, Morena cuenta con 60 senadores, mientras que sus aliados del Partido Verde tienen seis, del Partido del Trabajo cinco y Partido Encuentro Social cuatro, para un total de 75, es decir, les faltan 11 votos para asegurar la mayoría calificada.

Se atraviesan las Fiestas Patrias, por lo tanto volverán a aparecer estas líneas el lunes 19.

__

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.

(13 , 13)